2013-08-25 19:08 FC Barcelona Por: Administrador

Neymar confirma en La Rosaleda que ya está listo (0-1)



Joan Tubau

El Málaga no es el Atlético de Madrid y pese a eso defiende muy bien. Contra el Valencia en la primera jornada ya dejó muestras en una primera parte en la que el conjunto ché no consiguió inquietar la meta de Willy Caballero y hoy su plan fue el mismo: Un repliegue defensivo bajo, nueve hombres del Málaga en el balcón de su área evitando cualquier posibilidad de que el Barça penetrara las zonas más cercanas al meta argentino.



Sin embargo, el Barcelona de Martino es un equipo con actitud y con ritmo. Los azulgranas dominaron el partido de cabo a rabo con una posesión de balón disparatadamente alta entorno a un hombre, Cesc Fábregas. El de Arenys firmó una primera parte sensacional, en la que fue el comodín ofensivo que lograba que sus compañeros nunca se enfrentaran en inferioridad numérica en sus duelos personales. Pero aún con esas el Málaga redujo las oportunidades azulgranas a media docena en la media parte, números ínfimos comparados con los de la primera jornada donde a esas alturas de partido eran media docena los goles que brillaban en el marcador culé.

Este tipo de partidos se suele solucionar por un detalle y esta ocasión no fue menos. Adriano, bastante estéril en la primera mitad, sacó petróleo de un balón en la esquina del área. Sacó su zurda y afusiló a Willy Caballero desde fuera del área. El meta argentino falló y ese fallo le dio los tres puntos al Barça. Dos cantadas en dos partidos para el argentino que ya ha castigado a su equipo con 0 puntos de 6 posibles.

En la segunda mitad la influencia de Cesc bajó y la dupla Xavi-Iniesta siguió con una intrascendencia preocupante sin aportar soluciones al ataque azulgrana. Alexis Sánchez era el único que conseguía crear peligro pero estaba muy poco acompañado en sus acciones y eso que Alves le ayudó en la derecha en la segunda mitad a causa de otra lesión más de Adriano. Pero ni con esas el Barça lograba inquietar a un Málaga que seguía muy bien ordenado.



Y en esas saltó al campo un elemento de caos. Neymar Jr. cambió al Barça y cambió el partido. Los azulgranas se estiraron algo más debido a un Málaga que visto que seguía la corta ventaja de un gol se veía con opciones, sin embargo, a cada balón que tocaba Neymar el conjunto andaluz temblaba. Y tuvo dos grandes ocasiones, una de falta que Willy Caballero con un paradón envió fuera y un balón dentro del área que la defensa malacitana envió a córner después de que el brasileño les metiera en un buen lio.

La influencia de Neymar pese a eso no asustó a un Málaga que tuvo una ocasión de oro en el minuto 89 pero entonces apareció Valdés y a bocajarro pudo parar un cabezazo de Tissone que casi convierte en una pesadilla un partido que no se podía perder. Tres puntos más y la sensación de que Martino está devolviendo al Barça algunos elementos de su esencia.

 

 
//

Deja tu Comentario