2015-03-10 23:03 Real Madrid Por: Administrador

El orgullo de Cristiano saca al Madrid de un apuro (3-4)



Sergio Marco

El Real Madrid ha jugado con fuego esta noche en el Santiago Bernabéu y ha estado cerca de quemarse. Los jugadores de Ancelotti han dado la eliminatoria por ganada y han salido a jugar sin intensidad, una intensidad que no han recuperado en todo el encuentro y que ha propiciado una victoria histórica del Schalke 04 en el Santiago Bernabéu. Sin nada que perder, los alemanas han salido alegres y han dominado la posesión del balón, llegando fácilmente al área de Casillas.



Tras un disparo desviado de Choupo-Moting, al Bernabéu se le han escapado los primeros silbidos. La comodiad del Schalke para mover la pelota impacientaba a la afición merengue, mientras los jugadores blancos observaban como el equipo de Roberto Di Matteo, con superioridad numérica en el centro del campo, jugaba a sus anchas. El primer susto ha llegado en el minuto 19 tras una buena jugada colectiva: Meyer ha cedido el balón a Barretta, el suizo ha puesto el centro y Huntelaar ha dejado pasarlo con una finta para que Fuchs fusilara a un desafortunado Casillas.

El Madrid ha reaccionado rápidamente y en la primera ocasión ha empatado el encuentro. Cristiano Ronaldo se ha elevado en un saque de esquina para devolver las tablas al electrónico. Poco ha durado la tranquilidad, pues el Schalke continuaba jugando libremente y el Madrid andaba perdido, sin orientación alguna. Una mala cesión de Varane ha estado a centímetros de acabar en gol antes de que Huntelaar lanzara un mísil que ha chocado violentamente contra la cruceta; la jugada ha seguido y Casillas ha rechazado mal un disparo de Meyer que el delantero holandés, ex del Madrid, ha cazado para poner el 1 a 2.

Volvían los pitos al Bernabéu, pero en otro destello de calidad Coentrao ha puesto un centro perfecto al segundo palo y Cristiano ha entrado como un tren para poner la cabeza y empatar a dos. Ambos equipos se han marchado al vestuario con sensaciones muy distintas.



Todo parecía ir viento en popa con el gol del 3 a 2. Benzema, que ha completado un mal partido, ha recibido un balón dentro del área y ha driblado dos defensas y al portero para anotar a placer. El Madrid ponía tierra de por medio y las gradas merengues respiraban tranquilas, al tiempo que las hordas teutonas acallaban su griterío. No obstante, otra vez se ha avanzado el Schalke mediante un disparo duro y lejano de Sané que Casillas ha seguido con la mirada hasta el fondo de las redes.

Ancelotti ha movido el banquillo para dar entrada a Marcelo y Modric. El centrocampista croata volvía tras cuatro meses lesionados con la misión de poner ordern al encuentro y se ha llevado la ovación de la noche. El Madrid ha podido sentenciar mediante un uno conta uno de Arbeloa, pero el lateral no ha podido batir a un Welllenreuther acertado. El ritmo del duelo ha bajado y todo estaba controlado pese al empate a tres goles que relucía en el electrónico. Tan sólo algún disparo lejano hacia ambas porterías bien solventados por los porteros.

Sin embargo, la traca final estaba por llegar. Un error de Modric ha propiciado el 3 a 4 de Huntelaar, que ha ganado la espalda a los centrales blancos y ha fusilado a Casillas cuando sólo restaban seis minutos Al Real Madrid le han temblado las piernas y en el Santiago Bernabéu han aparecido todos los fantasmas de una eliminación que habría sido humillante. Los blancos se han cerrado en su área y sólo Casillas ha evitado el 3 a 5 con una estirada a disparo de Sané y otro tiro de Howedes desde el interior del área.

El madridismo ha respirado tranquilo con el pitido final, pero el equipo de Ancelotti no se ha librado de una silbada monumental del Santiago Bernabéu. Además de ser el tercer encuentro consecutivo sin ganar, la hinchada blanca ha sufrido cómo nunca por una eliminatoria que parecía cerrada antes el enfrentamiento. No hay rival pequeño, menos en Champions League. El Schalke 04 se ha llevado una victoria merecida del feudo madridista y los socios merengues han acabado reconociendo el partidazo de los alemanes. Una noche para olvidar de un Real Madrid que continua en caída libre.


Deja tu Comentario