2011-05-16 21:05 FC Barcelona Por: Administrador

El palmarés de Mourinho está bajo sospecha



Sostiene un viejo refrán que "piensa el ladrón que todos son de su condición". Jose Mourinho, conocedor de cómo se actuaba en el Oporto en la época en que inició el recuento de esos títulos de los que tanto presume, debe pensar que los demás también actúan así. Por ello, lejos de hacer autocrítica de sus errores, prefiere ver en el rival que le ha impedido ganar la Liga y la Champions League, las mismas prácticas que se realizaban en el Oporto de su época, es decir ganar partidos decisivos sobornando a los árbitros, tal y como ha reconocido el ex colegiado Jacinto Paixao.

Mourinho dijo en la ya tristemente famosa rueda de prensa de los por qués que le daría vergüenza ganar los títulos que ha logrado Pep en el Barça. ¿Estaría pensando, cuando lo dijo, en los métodos que utilizó su Oporto para abrirle a él las puertas del Chelsea? ¿De eso no se avergüenza Mourinho? Quien al cielo escupe, a la cara le cae. Le guste o no, después de escuchar las declaraciones de Paixao, su palmarés está bajo sospecha. Después de oír a Peixao cobra fuerza la versión que pone en duda la honestidad del árbitro portugués Benquerenza en la semifinal de la Champions League en la que el Barcelona quedó eliminado por los errores arbitrales del citado colegiado. Mourinho lleva semanas sacándole rendimiento a sus "sospechas". Lo que ha denunciado Peixao no son sospechas. son realidades. Le guste o no, la sombra de la duda planea sobre su carrera.



La denuncia

El colegiado Jacinto Paixao ya denunció el tema en su momento, pero la justicia portuguesa decidió desestimar su testimonio en 2004 por entender que unas grabaciones telefónicas en las que presuntos representantes del Oporto ofrecían favores sexuales y lujosos viajes a Marruecos a los árbitros no podían ser tenidas en consideración como pruebas. Se trataba de un defecto de forma, pero la denuncia está ahí y el colegiado ha insistido en el tema por temor de que pueda pasarle algo a él o a su familia.

Paixao denuncia que tres partidos de la liga portuguesa fueron amañados: el Benfica-Moreirense (1-1, en febrero de 2004); el Oporto-Estela Amadora (2-0, en enero de 2004); y el Oporto-Académica (4-1, en diciembre de 2002). El propio ex colegiado habla de resultados adulterados. La operación fue bautizada en aquella época con el nombre de "Silbato de Oro", la  justicia no consideró oportuno intervenir y se echó tierra sobre el asunto. Ahora Paixao confía en que se haga justicia reabriendo y juzgando el caso.



 

 


Deja tu Comentario