2014-03-27 20:03 FC Barcelona Por: Administrador

El papel de Neymar sube y el de Bale baja



Joan Tubau

Neymar y Bale fueron ayer la viva representación de sus respectivos equipos. Un Neymar alegre y feliz colaboró con dos goles en la victoria de su equipo ante el Celta que coloca al Barça en una posición ventajosa para ganar la Liga. Depende de sí mismo. Gareth Bale, por su parte, triste y preocupado, con problemas de material y de relación con Cristiano Ronaldo, a quien consiguió sacar de quicio saltándose el orden jerárquico del vestuario, colaboró activamente con su pobre rendimiento en la derrota del Real Madrid en Sevilla que le deja prácticamente fuera de la lucha por la Liga, que ahora es cosa de dos: Atlético de Madrid y FC Barcelona.



Analizando el rendimiento de ambos a lo largo de la Liga, Neymar ha jugado 22 partidos, los mismos que Gareth Bale, y ha marcado 9 goles en 1.584 minutos (1 cada 176 minutos). El galés ha marcado un gol más, pero ha disfrutado de más minutos (1.707), lo que quiere decir que marca un gol cada 170 minutos.  Neymar ha dado 8 asistencias, por 11 de Bale.

Las cifras de los dos futbolistas más caros del mundo son parejas. Lo que les diferencia es que mientras el blaugrana va de menos a más, el galés va de más a menos. Neymar orienta su temporada para llegar a tope al Mundial y convertirse en la gran estrella del torneo, mientras Bale lo verá en la tele desde su casa porque su mejor momento ya ha pasado.

Hay algo que, después de lo visto ayer en Sevilla, también les diferencia. Mientras que la relación entre Neymar y Messi es excelente, el brasileño asume que el rey del fútbol es su compañero y él ha llegado al Barça para servirle, Bale vive un periodo de crisis con Cristiano Ronaldo por querer saltarse la jerarquía del vestuario. Lo vimos con el rebote que cogió ayer el portugués cuando se le adelantó en el lanzamiento de un golpe franco.



Neymar juega en un equipo que hace una semana era tercero a cuatro puntos del líder, el Real Madrid, y ahora, dos partidos después, es el Madrid el que está tercero a dos puntos de un Barcelona que ya depende de sí mismo para revalidar el título de campeón. Y en este vuelco Neymar y Bale tienen mucho que ver. El galés no existió en el clásico mientras que Neymar hizo un gran trabajo de equipo, dio una asistencia de gol a Messi y provocó un penalti. Ayer, Neymar saldó su partido con el Celta con dos goles, colaborando con el triunfo blaugrana, mientras que Bale y sus problemas de calzado llevaron al Real Madrid a la ruina.

Se entiende que Bale sea plato de segunda mesa y que sólo fuera tomado en serio por el Real Madrid cuando Neymar, el verdadero objetivo blanco, le dio calabazas para irse al Barcelona.


Deja tu Comentario