2015-04-20 12:04 FC Barcelona Por: Administrador

El precedente del Metz que debe servir de lección



El Barça no puede permitirse ni un punto de relajación ante la visita del PSG en el Camp Nou. El marcador es muy favorable a los de Luis Enrique, pero el conjunto parisino tiene suficiente calidad y potencial para poner el miedo en el cuerpo a más de uno en el Camp Nou. Precisamente contra un equipo francés los azulgrana vivieron una de sus noches más amargas.

Fue en la temporada 1984/1985 y era la primera eliminatoria de la Recopa de Europa. El Barça jugaba contra el Metz, un equipo muy inferior y que no debía oponer apenas resistencia. El cuadro azulgrana cumplió con los pronósticos y venció en el duelo de ida por 2 a 4, con un doblete de Schuster, un gol de Calderé y otro de Sonor en propia portería. Un resultado que dejaba prácticamente la eliminatoria sentenciada. Los socios y aficionados culers encararon tranquilos el partido de vuelta, un trámite.



Sin embargo, la relajación costó al Barça una derrota durísima y amarga. Carrascó adelantó a los catalanes a la media hora de partido y todo parecía acabado, pero la defensa azulgrana empezó a hacer aguas. Kurbos, un yugoslavo semidesconocido, anotó un hat trick en el Camp Nou y un gol de Sánchez en propia portería propició un 1 a 4 que dejó al Barça en la cuneta. La  sonada victoria del Metz aún se recuerda en Francia y en Barcelona. Así pues, los de Luis Enrique están avisados.


Deja tu Comentario