2013-11-17 23:11 FC Barcelona Por: Administrador

¡El PSG prepara 250 millones para llevarse a Messi!



Pedro Riaño

El París Saint-Germain estudia desde hace meses la contratación de Leo Messi. Es el golpe de efecto que precisa para ser aceptado en el reducido grupo de "grandes de Europa" y el reclamo que necesita para disparar sus ingresos en base a nuevos abonados y más entradas de dinero por contratos publicitarios, venta de camisetas, incremento en la cotización de los amistosos y derechos de televisión.



El precio, 250 millones de euros, es una cifra mareante que en su momento se fijó como cláusula de rescisión de Leo Messi para evitar la curiosidad de los moscones. Sin embargo, si por Gareth Bale puede pagar el Real Madrid 101 millones, los responsables del club parisino entiendenden que 250 millones es un precio justo para el que probablemente es el mejor futbolista de todos los tiempos cuando todavía se encuentra, por su edad, en la fase ascendente de su carrera.

El dinero no es problema para el PSG. Su presidente, el jeque de Qatar Nasser Al-Khelafi, puede permitirse darse el gustazo de pagar al contado la cláusula de Messi sin pestañear. De hecho, Al-Khelafi ya dio un primer aviso este verano cuando el FC Barcelona estuvo intentando convencer al central brasileño del PSG Thiago Silva para que se declarara en rebeldía y forzara su traspaso al FC Barcelona. El jeque montó en cólera y manifestó a la web ActuSports.fr que "si el Barça paga la cláusula de Thiago Silva yo ejecutaré la de Messi". No iba de farol y ahora está dispuesto a confirmarlo.

El contrato de Leo Messi con el FC Barcelona concliuye el 30 de junio de 2018. En las negociaciones, que se cerraron hace poco menos de un año, Leo se negó a subir el precio de la cláusula de rescisión, pese al interés de Sandro Rosell por elevarla a una cifra imposible. Esa postura permite ahora al jeque árabe soñar con su fichaje.



 De momento Al-Khelafi estudia la operación y busca fórmulas para rentabilizarla, aunque ya está firmemente decidido a abordarla. Una vez haga oficial su oferta, en primavera, el FC Barcelona tendrá poco que decir y la decisión final quedará en manos del jugador, que podrá optar por seguir en el Barça o aceptar la oferta francesa. Todo dependerá del interés que tenga el FC Barcelona por ingresar 250 millones que podrían pagar la mitad del nuevo Camp Nou y del estado de las relaciones que mantenga en ese momento el jugador con el presidente, el entrenador y sus compañeros.

La oferta económica para Messi será también mareante. Prácticamente doblará lo que percibe en el Barcelona. Messi tendrá que valorar el proyecto que le ofrecen en París y estudiar su futuro vestido de blaugrana con unos compañeros con los que se ha entendido a la perfección, pero que van cumpliendo años y perdiendo virtudes.

Será en primavera cuando se produzca el gran debate en el barcelonismo. Es posible, incluso, que ante una decisión de este calibre se haga necesaria la organización de un referendum en el que los socios puedan fijar su posición y validar las decisiones de la directiva. Por un lado el dinero. Por otro, la continuidad de un mito del barcelonismo a un coste muy alto porque, de seguir, el Barcelona se vería obligado a mejorar sustancialmente las condiciones económicas.

Curiosamente, el dinero que financiaría la operación llegaría desde Qatar, el país que patrocina la camiseta del FC Barcelona con sus productos. Lo cierto es que el Barça es un club ligado a Qatar por relaciones muy directas con miembros de la directiva blaugrana. Pero no es menos cierto que Qatar no está ligado al paris Saint-Germain. Es suyo. Y a los qatarís les hace más gracia ver a Leo Messi en su equipo de París que en su equipo, menos, de Barcelona.

A estas alturas la posibilidad de que Leo Messi abandone el FC Barcelona puede sonar a globo sonda. Sin embargo, se trata de una opción real. La oferta llegará y será Messi y el FC Barcelona quienes deberán decididir la solución más conveniente para ambas partas.

Hasta ahora se habia hablado de la posibilidad de que Adidas rescatara a Leo Messi de Nike pagando la cláusula a medias con uno de sus tres grandes clubs (Real Madrid, Chelsea o Bayern Munich). Sin embargo, ninguno de los tres está en disposición de afrontar una operación de 125 millones ni de ofrecerle los 25 millones anuales que debería percibir Leo Messi. El París Saint Germain puede cumplir con todos los requisitos. Es sólo un problema de dinero. Y de eso le sobra.

 

 


Deja tu Comentario