2015-03-02 21:03 FC Barcelona Por: Administrador

El despido de Braida le puede salir muy barato al futuro presidente



El fichaje de Ariedo Braida como director deportivo del Barça levantó la ceja a más de uno, y más aún cuando se supo que su contrato iba a ser hasta el 30 de junio de 2016. Por supuesto, el escenario de la futuras elecciones azulgranas estaba de fondo ya que quien llegara tendría que cargar con un contrato que podría ser problemático como el del italiano, sin embargo, Josep Maria Bartomeu quiso evitar la polémica con una claúsula en su contrato que facilita las cosas para quien sea el futuro presidente culé.

En caso de que el nuevo máximo mandatario azulgrana no quisiera contar con el italiano no deberá pagarle un finiquito excesivo ya que en su contrato se firmó que se cobrarían dos meses por cada año trabajado, o lo que es lo mismo un solo mes en caso de que lo echaran tras las elecciones. Un precio asumible y casi simbólico por un puesto que necesitaba alguien de categoría que lo ocupara estos meses para que el Barça siguiera estando con garantías en el mercado. Una buena jugada de Josep Maria Bartomeu.




Deja tu Comentario