2013-01-09 23:01 FC Barcelona Por: Administrador

El Real Madrid necesita bula arbitral para estar a 16 puntos



Mientras algunos se llenan la boca recurriendo a sandeces como el villarato que favorece al Barça con el afán de influir en su audiencia, los hechos confirman semana tras semana que la sombra del imperio blanco es alargada y las leyes del fútbol español están adaptadas a sus necesidades.

La última prueba: Mourinho, tal y como recogieron las cámaras, expresó con la cara crispada y en repetidas ocasiones "¡Hijo de puta!" durante el último partido que disputó en el Real Madrid en el Bernabéu ante la Real Sociedad. Ni una amonestación. Su auxiliar Karanka se manifestó por la misma línea, pero con éste sí se atrevió el árbitro Iglesias Villanueva, que le amonestó según podía leerse en el acta por "protestar, de forma ostensible, una decisión mía". Tarjeta amarilla y va que chuta.



En la jornada 8 Teixeira Vitienes expulsó a Manolo Jiménez en un Granada-Zaragoza por "protestar de forma ostensible, una decisión del árbitro asistente'. Así quedó reflejado en el acta. Dos partidos de sanción, 700 euros de multa al Zaragoza y 600 al técnico.
 
Hay más, el 26 de agosto,en la segunda jornada, la víctima fue el propio Tito Vilanova. Fue en Pamplona. El colegiado Muñiz Fernandez expulsó con roja directa a Tito Vilanova, según la redacción del acta, por "protestar airadamente un lance del juego habiendo sido advertido con anterioridad por el árbitro asistente".
La explicación de Tito entonces fue la siguiente: "le dije al asistente que era falta clara, me dijo que no protestara y yo conteste que sólo le decía que era falta".
 
Queda claro. Tres acciones iguales, benevolencia para el Real Madrid, severidad para los demás. Y luego se quejan.

Deja tu Comentario