2016-12-18 18:12 Real Madrid Por: Administrador

El Real Madrid no convence, pero vence: por las buenas o por las malas



Pedro Riaño Al final se acaban descubriendo los trucos. Gracias a la Champions League ganada por el Real Madrid, Cristiano Ronaldo logró el Balón de Oro. Pero esa Champions tenía truco. Era más virtual que real, aunque sirviera para sumar en el palmarés.  Ni un sólo campeón en su camino hasta la final (la competición se llama Liga de Campeones) y en la final se midieron el segundo y el tercer clasificado de la Liga española. Y ganó el Madrid esa final con un gol de Sergio Ramos en fuera de juego y una mano del propio Ramos no pitada en su área. Todo fueron facilidades y el Madrid encadenó goleadas ante rivales de medio pelo. Eso sirvió para sacar pecho y para que la claca mediática a las órdenes de Florentino Pérez tirara de euforia vendiendo humo. Pero el Real Madrid es un campeón muy poco consistente, con mucha flor y ningún cimiento. Un campeón de verdad, que dice que gana tripletes, impone su juego y vence con autoridad, sin necesidad de goles en el minuto 95 ante rivales modestos. No es así como se marca un ciclo. La Champions League bajo sospecha que ganó el Madrid creó el equívoco en torno a su poderío y hoy se ha visto en Japón que un equipillo de aficionados es capaz de ponerle en jaque y de obligar al árbitro a intervenir para evitar el drama merengue. El Kashima le ha dado un baño al Real Madrid y a su entrenador, que en ningún momento ha entendido de qué iba el partido de hoy. Un penalti y una expulsión de Ramos que debió producirse y no se produjo tienen mucho que ver con el festival final en la prórroga del Real Madrid. Pero antes, 90 minutos le han sacado los colores al peor campeón de Europa que se recuerda en la final de este torneo cuyo palmarés domina el Barcelona. Y eso que, como siempre, el Real Madrid lo tenía todo a favor. Ni rivales argentinos ni brasileños. Como sucede en la Champions League. El rival, japonés, el más flojo de las últimas ediciones. Y aún así, sufriendo. Este Real Madrid es un gigante con pies de barro que está muy lejos de iniciar un ciclo ganador. Eso se consigue venciendo y convenciendo. Y el Real Madrid sólo sabe vencer. Por las buenas o por las malas. ¡Y ahora dirán que han ganado el triplete!" Infelices. Más humo.

Deja tu Comentario