2015-06-13 18:06 FC Barcelona Por: Administrador

Para provocaciones, las del Real Madrid



Joan Tubau

Piqué es el chivo expiatorio. Ya lo avisábamos hace unos días: se ha abierto la veda contra Piqué. Cuanto más se hable de Piqué menos tiempo habrá para dedicárselo a las miserias del Real Madrid.



El madridismo le pide respeto a Piqué. Y Josep Pedrerol, desde su tribuna, se indigna porque Casillas entrena con normalidad con el barcelonista en lugar de... ¿De qué? ¿De partirle la cara? ¿De meterle el dedo en el ojo? Eso parece que están deseando los más radicales de la prensa merengue. Y como no lo hace, tambien van a por él y no descansarán hasta echarle. Parece que lo han conseguido. Las campañas sirven para estos fines ruines.  "Hay que responder a las provocaciones", decía hoy Josep Pedrerol en su editorial. ¡Qué peligro tiene este hombre!

La provocación es que Piqué mencionó a un tipo que no tiene ninguna relación con el Real Madrid y que se encargó de filtrar imágenes de la fiesta de Cristiano Ronaldo a través de las redes sociales. La repercusión de aquel hecho desestabilizó al vestuario del Real Madrid y también a su entorno. El Madrid fue para abajo y el Barça para arriba. ¡Eso es una provocación!

Y contra eso se rebelan y piden ojo por ojo. Son los mismos que estaban bien calladitos cuando Cristiano Ronaldo le dijo a la afición del Bernabéu: "fodanse". Eso, por lo visto, ni es provocación ni falta de respeto. Sólo cosas de la vedette. Tampoco fue una provocación el dedo en el ojo de Mourinho a Tito Vilanova. ¿Puede haber una mayor provocación que esa y la pancarta gigante que se instaló con sorna en el Bernabéu con el texto de "Mou, tu dedo nos señala el camino"?  No fueron provocación las sandeces que llegó a decir Mourinho emborronando la historia del Barça.  Ese madridismo que, dicen, está ahora indignado las ha hecho mucho más gordas. Y en Barcelona se ha tragado. No soportan que una docena de aficionados llamen en el Camp Nou "borracho" a Cristiano Ronaldo, pero no se enteran cuando decenas de miles de personas han insultado al Barça durante años en el Bernabéu en todos los partidos que jugaba su equipo: "puta Barça, puta Cataluña", "Barça, mierda", "ser del Barça es ser un subnormal", "Messi subnormal" y demás lindezas que no vienen ahora al caso. Eso no es una provocación que merece generar indignación. Lo indignante es lo que ha dicho Piqué. 



Tampoco fue una provocación una cena festivalera de la plantilla del Real Madrid en la que se pilló a Raúl cantando: "Barça, mierda". Ni la reunión de técnicos en nómina del Real Madrid en una cena cantando aquello de "Al Atleti le faltan huevos".

Curiosa vara de medir muestran los creadores de opinión del Movimiento Madridista. Tienen la piel muy fina. Y muy mala memoria. Lo más esperpéntico es que piensen que el capitán del Real Madrid está obligado a cogerle por las orejas a Piqué. Son así de peligrosos estos indignados de conveniencia. Mejor indignados que tristes por la humillación a la que el Barça ha sometido al Real Madrid durante toda la temporada en todas las competiciones.

 

Deja tu Comentario