2014-03-16 08:03 Real Madrid Por: Administrador

El Real Madrid vence al Málaga y duerme a siete del Barcelona (0-1)



J. N.

Partido de consolidación el de hoy en La Rosaleda. El Real Madrid visita al Malaga en busca de dormir a siete puntos del Barcelona, que juega mañana frente a Osasuna.



El encuentro ha comenzado con un penalti clarísimo sobre Benzmea en el que el árbitro, a un metro, se hace el sueco y deja seguir el juego. El Málaga comienza suelto el partido, muy alegre pero, cada vez que la BBC ronda las inmediaciones del área los boqeruones no pueden esconder su temor.

Y es la C, Cristiano quien con un disparo seco prueba a Willy Caballero a los ocho minutos. Pero la segunda ya no se le iba a escapar. Diez minutos más tarde , ¡el bicho’ engancha la bola, y con una jugada de primer nivel mundial, coloca la pelota lejos del alcance del portero malagueño.

El Real Madrid se gusta, jugando muy abiertos en el terreno de juego. Un minuto más tarde, es Cristiano de nuevo quien prueba a Willy y, otro mas tarde, Karim Benzema. Los espacios le dan la vida al Real MAdrid que sólo por inercia se va a llevar el partido.



El Málaga ha jugado bien, ha tenido la bola y se ha estrellado en Diego ópez en un par de ocasiones pero, pese a jugar bien, no ha merecido la victoria frente a una apisonadora como es el Real Madrid, que con dos pases se plana sólo delante de la meta de Caballero.

Los blancos se van al descanso con la sensación de haber podido sentenciar el partido. en la última jugada, Modric, en una acción perfecta a punto estuvo de asistir al ataque para poner el segundo.

En la segunda parte el partido se vuelve más bronco y mientras Pepe y Duda tienen sus rifirrafes, La Rosaleda tiene tiempo para rendirse ante la magia de Isco Alarcón, que en el momento del cambio puso en pie a todo el estadio, que corea su nombre al unísono.

Sergio Sánchez tiene la más clara del partido para el Málaga pero sale lejos del marco de Diego López. El Real Madrid no sentencia y los nervios afloran porque, pese a ser un equipo mejor, superior en todo momento,, la diferencia de goles no es la suficiente como para sentirse cómodos dentro del césped.

Cristiano quiso matar el partido y con ahínco y esfuerzo intenta llegar a la meta de Willy Caballero con tímidos disparos que no inquietan al argentino.

Al final, tres puntos que se van a Madrid, que dejan a los blancos a siete del Barcelona y a seis de un Atlético que juega en menos de quince minutos. El liderato se consolida y la Liga está cada vez más cerca del Santiago Bernabéu.





Deja tu Comentario