2014-01-28 22:01 Real Madrid Por: Administrador

LA CRÓNICA: El Real Madrid vence sin forzar ante el Espanyol (1-0)



Carlos Muñiz

Carlo Ancelotti quería proteger a Iker Casillas, el técnico italiano planteó un partido con dominio de posesión y en que el Espanyol no gozara de oportunidades para así convertir a su portero en una leyenda aún mayor al superar el récord de minutos sin recibir un gol como portero madridista.



El plan salió a la perfección ya que en el minuto 7 Jesé recibía un envío desde el centro del campo del 'quaterback' Xabi Alonso que había visto a la perfección la magistral diagonal del canterano y el delantero no desaprovechó la ocasión para abrir la lata.  

A partir de ahí comenzó la posesión sin fin de la mano de Xabi Alonso e Illarramendi. Ancelotti lo quería todo controlado y si podían hacer algo de daño arriba. De hecho, tuvo el segundo en varias ocasiones en la primera mitad. Primero fue Cristiano que se encontró con Casilla tras un gran pase de Coentrao y posteriormente sería Di María quien se encontraría con el portero perico. 

El Espanyol no encontraba la manera de hacer daño, solo un apretón en los últimos 5 minutos de la primera mitad demostró que estaban sobre el césped. 



La reanudación fue todavía más de lo mismo, Ancelotti viendo que el Espanyol intentó meterse en el partido radicalizó la posesión y durmió el partido y la eliminatoria dándole a Iker Casillas el privilegio del récord sin recibir ni un solo chute entre palos en todo el encuentro. 

Mientras en la otra meta Casilla si tuvo trabajo, a Cristiano, como ya hizo con Messi semanas antes, le hizo sonreír al pararle una pelota imposible de detener. El Espanyol vivió de los milagros de su portero, el Madrid no necesitó del suyo para hacer historia.


Deja tu Comentario