2013-09-11 18:09 FC Barcelona Por: Administrador

El reto imposible de Emery



El partido de hoy es mucho más que una visita al Camp Nou. Tras haber jugado allí numerosos partidos con Almería, Valencia, Spartak de Moscú y Sevilla, los equipos del entrenador vasco siempre han conseguido afligir a la grada barcelonista. Pero nunca puntuar.

Cuando más cerca ha estado Emery de sacar provecho de una visita al coliseo barcelonista ha sido cuando lo ha visitado como valencianista. Para el recuerdo, una gran primera parte en la 2010-2011, en la que los ché se marcharon al vestuario con ventaja de 0-1. Pero en la reanudación, Iniesta y Puyol voltearon la situación. También fue célebre el zafarrancho que en más de una ocasión le montó a Pep Guardiola por el costado izquierdo. Allí, Jeremy Mathieu y Jordi Alba percutían una y otra vez sin dejar claro quién era el lateral y quién actuaba de extremo. Uno de los mayores dolores de cabeza para el de Santpedor, sin duda. De hecho, que Alba sea hoy culé es en parte gracias a Emery. Él le convirtió en lateral de ida y vuelta.



La siguiente etapa de las visitas de Emery al estadio del Barça tiene una curiosidad. Y es que lo visitó dos veces en un mismo año con equipos distintos. La primera, en septiembre de 2012, cuando ya entrenaba al Spartak. A falta de veinte minutos para el final, los moscovitas tomaron el Camp Nou liderados por Emenike. Pero en un abrir y cerrar de ojos, Messi truncó las esperanzas del técnico. Emery fue destituido como entrenador del Spartak antes de Navidad y, a las pocas semanas, el Sevilla le nombró relevo de Míchel. En la segunda vuelta de la Liga volvió a Can Barça. Y también se fue de nuevo al descanso con ventaja. Y otra vez los culés le dieron la vuelta a la tortilla.

Ni qué decir tiene que uno de los peores azotes del entrenador sevillista es Leo Messi. En 12 partidos contra equipos de Emery, Leo ha anotado 14 goles, la mayoría de ellos jugando como local. Por esa razón, quizá Unai tenga claro que para detener a La Pulga no hay antídoto. Atacar para que no te ataquen parece la mejor solución. Aunque eso resulta arriesgado si enfrente está el Barcelona. Pero no parece que Emery vaya a arrugarse esta vez. Pese a que siempre perdió, nunca lo hizo.


Deja tu Comentario