2014-01-10 17:01 FC Barcelona Por: Administrador

El retorno de Messi consigue desquiciar a Cristiano Ronaldo



Joan Tubau

Además, las críticas despiadas de la campaña mediática orquestada contra él desde Madrid han herido su amor propio y le empujan tapar bocas. Mientras Messi ha estado entrenando de forma concienzuda, preparando su retorno, Cristiano Ronaldo ha intentando suplantarle en el trono del fútbol mundial esforzándose por conseguir más goles que nadie. Al final logró 69 en 2013, 22 menos de los conseguidos por Messi en 2012. Siempre a rueda.



Pero Messi ya está curado y promete emociones fuertes. Incluso se ha propuesto revalidar la Bota de Oro que consiguió la pasada temporada por segunda vez. Cristiano Ronaldo le lleva 12 goles de ventaja, pero tiene más de media liga por delante para dejar bien claro quién es el amo del fútbol en el mundo.

De momento, su vuelta ha conseguido poner nervioso a Cristiano Ronaldo, que ante el Osasuna fue una caricatura de futbolista. Por encima del resultado y de los intereses de su equipo, buscó el gol desesperadamente. Una y otra vez. Y cuanto más angustiado estaba buscando esos goles que le pusieran a la altura de Messi, más desacertado estaba de cara a portería. Estaba tan hambriento de gol y tan asustado ante el eclipse de Messi que se le avecina, que ni permitió a Jesé festejar el segundo gol del Real Madrid. Tenía prisa por sacar de centro para intentar buscar su gol, el suyo. No el de los demás.

Lo que se vio ayer de Cristiano Ronaldo no es más que el resultado del estado de pánico en el que vive instalado el madridismo con la vuelta de Messi. Y lo peor no es que el Barça pueda remontarle al Madrid echando mano del refuerzo del argentino, sino que al Madrid se le han ido cinco puntos ante el Barcelona sin Messi y ahora tiene la obligación de recuperarlos contando el líder de la tabla con el refuerzo del mejor futbolista de la historia.



Es posible que a Cristiano Ronaldo le den el Balón de Oro el próximo día 13, pero le espera una temporada como la anterior, humillado en la Liga y superado, como siempre, por Messi a nivel individual. Ni siquiera marcando 66 goles en un año natural puede disfrutar de su éxito, porque, con los penaltis incluidos, se queda a 22 de Messi.Y el espejito mágico así se lo recuerda.

Tiene motivos para vivir acomplejado y angustiado, como quedó patente ayer en su duelo con Osasuna.


Deja tu Comentario