2014-02-05 22:02 FC Barcelona Por: Administrador

El rey de la Copa pone un pie en la final (2-0)



Joan Tubau

El Barça ha dado un paso de gigante para alcanzar la final de la Copa, su competición. El 2-0 pone en franquicia la eliminatoria, aunque no hace justicia al fútbol desplegado por los hombres de Martino a lo largo de los 90 minutos. Pudieron haber entrado más, muchos más goles, pero la pelota no quiso entrar. Lo importante es el cambio de imagen que ha ofrecido el equipo respecto al tropiezo sufrido el domingo ante el Valencia. El Barça ha presionado bien, ha movido con rapidez el balón y ha llegado mucho a la portería contraria con un fútbol vertical y vistoso.



La primera parte del Barcelona hoy ante la Real Sociedad ha sido un canto al fútbol. La excelencia hecha fútbol. Ha tenido pobre premio, un gol. Pero ha dignificado este deporte. Futbol intenso, rápido, vertical, combinativo. No ha sido el fútbol lento y cansino que vimos el domingo ante el Valencia. Esta vez han corrido. Ya se habra preocupado Martino de recordárselo durante los últimos días.

Lo cierto es que el Barcelona de hoy nada tenía que ver con el previsible que se vio ante el Valencia. La Real apenas podía dar dos pases seguidos porque la presión blaugrana le agobiaba. El Barça tenía prisa por recuperar el balón. Y cuando lo tenía, lo movía con rapidez, abriendo el campo por las bandas y buscando a Messi, que esta vez salió de nueve-nueve. Precisamente Messi no ha tenido su día de cara al gol. Lo ha intentado y lo ha tenido muy cerca en la primera mitad, pero ha fallado dos oportunidades solo ante el portero y ha enviado un balón al travesaño en el lanzamiento de una falta. En la segunda mitad ha tenido otras dos claras oportunidades, pero la pelota no quería entrar.

El Barça buscaba el gol con ahinco ante un rival que defendía con una línea de cinco y otra de tres por delante. Muy difícil penetrar, pero esta vez el equipo de Martino ha tenido paciencia y ha combinado con inteligencia para buscar los huecos. Y han llegado muchas veces. Alexis, Pedro, Cesc, Messi. Todos han podido marcar, pero el gol no ha llegado hasta poco antes del descanso, cuando Busquets ha colado en la portería un centro-disparo de Pedro que ha ido a parar a su posición.



Y todo se le ha puesto de cara al Barcelona porque tras el gol el árbitro ha expulsado a Íñigo Martínez. Es de suponer que algo le habrá dicho, porque no se ha observado ninguna acción punible por su parte. En la segunda mitad, con un hombre menos, la Real se ha limitado a defenderse y el Barça ha seguido buscando con ahinco la meta contraria. Han podido marcar, Messi, en dos ocasiones, Pedro, en oltras dos, Cesc y Alves. Pero el gol no llegó hasta que un disparo de Alexis repelido por el poste acabó en autogol desgraciado del meta Zubikarai, quien, por cierto, ha salvado a la Real de un resultado de escándalo.

Era importante este partido para que los jugadores recuperaran la autoestima que quedó tocada con la derrota ante el Valencia. Este es el Barça bueno, el Barça de siempre, el Barça en el que se puede confiar. No ha estado fino en la resolución, pero de lo que se trata es de que su juego ha sido fluido, ha llegado con facilidad y ha combinado con criterio. El tocar y tocar andando es una asignatura pendiente para Martino que debe desterrar de este equipo, aunque en el pasado haya servido para lograr triunfos. Los rivales conocen bien a este equipo y saben cómo contrarrestar su juego. Necesita evolucionar y ahí entra el trabajo del técnico. Hoy se ha visto al equipo con la mejor predisposición para recuperar la onda ganadora.


Deja tu Comentario