2013-12-07 23:12 Real Madrid Por: Administrador

El "Spanish Madrid" no puede con un ordenado Olímpic de Xàtiva (0-0)



Carlo Ancelotti tuvo que cambiar los planes al saber que su rival de dieciseisavos de final de la Copa del Rey tenía un campo con césped artificial, el italiano decidió que su timón, Xabi Alonso, no disputara el partido y le dio el encuentro a Illarramendi. El vasco fue uno de los nueve jugadores españoles que salieron de inicio en Xàtiva con la camiseta del Real Madrid, tanto españoles no se habían visto desde 2004 con la zamarra blanca. Hoy el partido tenía algo de especial.

Sobre el césped Casemiro y Di María eran los únicos foráneos, ambos protagonistas del partido. El primero consiguió que el Madrid tuviera el balón todo lo que quiso, más de un 70% de posesión, y el segundo fue uno de los mejores blancos durante el partido pero Ancelotti le dio una razón más para que el argentino se marche en este mercado invernal al Mónaco y lo cambió nada más comenzar la segunda mitad, algo que no gustó nada al "Fideo".



El primer acto fue un aburrido dominio de posesión blanca sin apenas profundidad quitando algunas punzadas de Di María e Isco. De hecho, un solo disparo entre los tres palos tuvo el Madrid en esa primera mitad, fue en el minuto 24 cuando Casemiro remató de cabeza un buen centro de Di María.

El Xàtiva tras el descanso comenzó a creer que era posible mantener su portería imbatida, Isco pensó lo contrario y tomó el mando. Al cuarto de hora de la segunda mitad Isco tuvo un chute franco pero el guardameta Francis despejó no sin problemas y un minuto más tarde el propio Isco le ponía un souvenir a Morata que desaprovechaba delante de Francis cruzándola demasiado.

De ahí al final no salió nada más, Jesé tuvo el último disparo del Madrid y fue en el minuto 71 cuando a pase de Casemiro sacaba un derechazo desde fuera del área que se iba fuera por muy poco. Ancelotti llamó al zafarrancho y con Marcelo, Benzema y Modric intentó sin éxito hacerse con el partido. El Olímpic de Xàtiva, muy ordenado había adormecido al Madrid y los blancos no consiguieron hacerles sufrir. El 18 de diciembre en el Bernabéu se tendrá que ver otra versión con más pegada si el Madrid de verdad quiere ganar esta Copa del Rey, hoy tuvo demasiada paciencia.




Deja tu Comentario