2013-04-08 16:04 Real Madrid Por: Administrador

El supuesto "infierno turco" está siendo agradable para el Madrid



La hostilidad fue cero incluso en su aterrizaje en la Capital turca, y se ha convertido en apoyo por momentos en su sesión preparatoria en el Inönü Stadyumu, el estadio del Besiktas, uno de los rivales de la ciudad del 'Galata'. Al igual que ya hiciera en la eliminatoria de octavos de final, programando el entrenamiento del equipo en el campo del City en lugar de en Old Trafford, Mourinho ha elegido un estadio distinto al del partido.

De esta forma, el portugués ha conseguido que sus chicos reciban todo el cariño por parte de unos hinchas que desean la derrota de sus vecinos, además de cuidar un césped del Ali Sami Yen que, según se dice, no está en las mejores condiciones. Entrenar hoy allí habría sido perjudicial.



El fútbol se vive con una pasión desmedida en Turquía, que incluso a veces ralla en violencia. La afición del Besiktas ya dejó entrever su "madridismo" antes del partido de ida en el Bernabéu, mostrando pancartas de apoyo al club blanco en la Liga turca, y ahora no ha querido dejar solos a los madridistas en su visita al país.

Sin embargo, no sólo por parte de esta afición estará el equipo apoyado mañana. Unos 2.500 aficionados merengues tienen previsto presenciar en directo el choque en el estadio otomano. El infierno no será tanto.


Deja tu Comentario