2013-12-01 22:12 FC Barcelona Por: Administrador

El tiki taka condena al Barça al fracaso en San Mamés (1-0)



Pedro Riaño

El Tata Martino ha tomado hoy una decisión trascendental. Se le ha puesto un partido cuesta arriba y no ha encontrado mejor solución para levantarlo que sacar del campo a Xavi e Iniesta. Su decisión levantará ampollas entre los puristas de las buenas costumbres que deben imperar siempre en el Barça. Pero lo cierto es que Xavi e Iniesta han conducido hoy al Barça al fracaso. Y Martino ha intentado poner un parche con Sergi Roberto y Pedro, que le ofrecían más garantías que los dos centrocampistas que han llevado hoy al Barça al matadero.



En el minuto 60 de partido Muniain aprovechó una cadena de errores del Barcelona para anotar el 1-0 en el marcador. Fallló Iniesta en la entrega, falló Mascherano en el rechace, falló Piqué en el centro y falló Montoya, que llegó tarde. Llevábamos una hora de partido en manos del tradicional tikitaka que ha servido al Barça para desarrollar en ese tiempo cuatro o cinco jugadas brillantes, pero sin final feliz. El Barça ha sido en San Mamés un equipo inconstante. Le ha faltado ritmo. No estaba Messi y nadie ha empuñado la batuta. Ni Xavi, ni Iniesta ni Neymar.

A estas alturas de la película, todos los equipos le han cogido ya la matrícula a este Barça. Su sistema de juego es muy previsible y sólo garantiza el éxito si se emplea con convicción, eficacia y ganas. No se trata de hacer rondos en el centro del campo esperando que pase el tiempo. Hay que llegar arriba y amenazar a la portería contraria. Eso apenas ha sucedido cinco veces en el partido de hoy. Demasiado poco. Los jugadores que hoy han saltado al césped de San Mamés han dejado muy claro a su entrenador que sin Messi no son nada. Ni tiki taka ni taka tiki. Aquí hace falta que aparezca el ángel salvador a poner la solución a los problemas que no saben resolver los demás. Si no está el mesías, no hay ideas ni recursos para plantarle cara a un rústico Athletic que, sin aportar los nombres de tronío que presentaba su oponente, ha sabido contrarrestar un estilo de juego que pide a gritos alternativas.

El Athletic marcó en el minuto 60. En la media hora final Martino sacó del campo a Xavi e Iniesta para dar entrada a Sergi Roberto y Pedro. Era una manera muy clara de decirles que no confiaba en ellos para buscar soluciones sobre el césped. Y lo peor fue ver a Gerard Piqué haciendo de delantero centro. ¿Si el Barça busca la cabeza de un 9 cuando las cosas van mal dadas, por qué no hay en la plantilla ni un sólo 9 nato? Señores, estamos hablando del Barça. El club más poderoso del mundo. Su entrenador tiene que recurrir a un defensa para que meta los goles porque en la plantilla no tiene a un delantero centro capaz de desarrollar esa función. Se le acumula el trabajo a Zubizarreta.



Sin Bartra y con poco Neymar

Sorprendió de salida en este Barcelona que Bartra siga castigado. Mascherano va ampliando su colección de errores, y Bartra, que ya ha debutado en la selección campeona del mundo, sigue castigado en el banquillo. También se esperaba mucho de Neymar, que ha defraudado estrepitosamente en San Mamés. Éste era su partido. Tenía que cerrar muchas bocas y confirmar que el liderazgo del Barça no le viene grande. Pero no ha sabido ser el líder que este equipo buscaba hoy. No ha sabido echarse el equipo a la espalda y ha desaparecido misteriosamente en la última media hora de juego. En los minutos previos no ha dejado de resbalar y caer. ¿Tendrá algún sentido el calentamiento en el Barça para elegir los tacos?

El partido se resume para el Barcelona con la palabra fracaso. Aunque han habido otras cosas que deben ser recordadas. Por ejemplo, un agarrón a Busquets dentro del área, por ejemplo constantes agresiones a Neymar mientras el árbitro le dice que no se tire, por ejemplo  la sintomática tarjeta amarilla a Neymar por una entrada al contrario cuando en la jugada inmediatamente anterior Gurpegui no recibe castigo alguno por un manotazo en la cara al brasileño, por ejemplo una llegada de Neymar al borde del área quedándose solo ante Iraoiz, le derriba Iturraspe y el árbitro no lo expulsa aunque sí le enseña la amarilla a Busquets por protestar.

El Barça no ha perdido en San Mamés por el árbitro. Pero el árbitro ha puesto su granito de arena para ayudar en la tarea común de frenar la insultante racha de victorias del Barcelona. Eso ha sido así y así hay que decirlo. Otra cosa es que este Barça de Neymar, de Xavi y de Iniesta huela a derrota. Hace falta algo más que el tiki taka para ganar los partidos, especialmente los partidos ante equipos muy físicos como el Athletic. El Barça ha intentado practicar el fútbol combinativo que se llevaba hace cinco años y no ha jugado a nada.

 


Deja tu Comentario