2014-05-22 20:05 FC Barcelona Por: Administrador

El antimadridismo de Luis Enrique da rabia en Madrid



Joan Tubau

De Luis Enrique recuerda la afición barcelonista la motivación que mostraba cada vez que se enfrentaba a su antiguo equipo, el Real Madrid, y cómo celebraba los goles, especialmente los que anotó en el Bernabéu. Luis Enrique se fue del Real Madrid para fichar por el FC Barcelona y desde el primer día mostró un compromiso poco habitual con su club y unas ganas locas por doblegar al Real Madrid. Eso le sirvió para ganarse las simpatías de la Gent del Barça y para convertirse en un personaje odiado en el Real Madrid, lo que acrecentó aún más su leyenda entre el barcelonismo. Jugó 207 partidos con el Barcelona y anoto 73 goles.



En el Real Madrid recuerdan que participó con un gol en la última "manita" que le endosó el Real Madrid al FC Barcelona  -ya ha llovido-, pero no le perdonan que pasara la revisión médica con el FC Barcelona cuando el Real Madrid trataba de convencerle para que prorrogara su estancia de cinco años en el club. Luego, en sus ocho años como barcelonista, anotó cinco goles contra el Real Madrid, dos de ellos en el Bernabéu y celebrados de una forma especial.

Establecido en Catalunya, casado con una catalana y con tres hijos catalanes, Luis Enrique no ha perdido nunca la oportunidad de dejar claro que su paso por el Real Madrid no le dejó huella. Lorenzo Sanz le criticó que celebrara sus goles ante su ex equipo, y él le respondió: "Si quiere, lloro cuando marque un gol al Madrid." Luego añadiría: "mi época en el Real Madrid no me trae buenos recuerdos". Y redondería su doctrina culé con una frase que ha quedado para el recuerdo: "Me veo en cromos y televisión y me siento raro de blanco. Creo que el azulgrana me sienta bastante mejor". Y llegó a agradecer los insultos que recibía del Bernabéu: "Luis Enrique, tu padre es Amanike", le cantaban cada vez que aparecía por allí, a lo que respondió así: "Para un jugador del Barça siempre es gratificante sentirse pitado en este estadio".  Allí tuvo el "honor" de ser agredido por Zinedine Zidane.

Ya retirado, cuando el Barcelona venció por 2-6 en el Bernabéu, manifestó que esa victoria había sido "un orgasmo futbolístico". Y una última reciente: "¿Entrenar al Madrid? Del Madrid no hablo. Eso decía de jugador (ja, ja, ja). Hay experiencias que ya he probado".



Está claro que Luis Enrique es uno de los nuestros.



Deja tu Comentario