2012-01-28 09:01 Real Madrid Por: Administrador

El vestuario blanco quiere vendetta



“Ya nos encontraremos en la Champions”, era el mensaje que entre los miembros de la plantilla madridista más se repetía el día después del choque contra el Fútbol Club Barcelona en la vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey. Los madridistas fueron mejores, hasta algunos culés, los pocos con criterio futbolístico, se han atrevido a reconocerlo. El cagómetro se disparó en los minutos finales del encuentro, y solo Teixeira pudo frenar al vendaval blanco que tuvo muy cerca su objetivo.

El Madrid vio el camino. Se puede jugar de tú a tú al Barça, aunque muchos creyeran que no. Esta plantilla está confeccionada para las cotas más altas. Saben de su categoría y el miércoles dejaron constancia de ello en el césped del Camp Nou. Con el 2-0, inmerecido, por cierto, los cánticos y cachondeos culés eran múltiples, pero el 2-2 les dejó de piedra. El feudo barcelonsita enmudeció. El miedo se palpaba en las gradas y el vestuario se dio cuenta de ello. Quieren que se repita esa situación. Con la Liga de cara, ambos equipos son conscientes de que sus caminos se volverán a cruzar en la máxima competición europea y que el Madrid querrá vendetta.



Mourinho ha aprendido una lección de esta eliminatoria. Tiene jugadores para plantar cara a su máximo rival, y la próxima vez no se les puede escapar la victoria. El encuentro sirvió para reivindicar el potencial de este equipo, de que la heroica es su sino y que ellos saben el camino. Se ha perdido una batalla, pero ya se piensa en la siguiente. Con la Liga de cara, la Champions, tarde o temprano, deparará un Madrid-Barça. El vestuario quiere estar preparado para cuando llegue la cita, intentarán volver a plasmar el juego que se vio el miércoles en el santuario culé, el cual estuvo a punto de ser profanado por el madridismo, pero ya se sabe que algunos juegan con doce.

Granero fue uno de los jugadores que más evidenció los ánimos de venganza al término del encuentro: “Ojalá lo haya, la verdad. A nosotros nos gustaría. Hemos demostrado que toda la diferencia que dicen que ahí no sé en qué sentido está, si a favor de ellos o a favor nuestro. Hemos jugado en un campo del que todos los equipos del mundo dicen que es muy difícil y hemos sido muy superiores. Teníamos que haber ganado. Me gustaría encontrarme con ellos en la Champions”. El canterano blanco ha sido a uno de los jugadores que mejor le ha sentado esta eliminatoria. Ha vuelto a jugar con el Madrid, y con criterio. Mourinho ha confiado en él y parece que gana enteros para tener un puesto en el once.

Casillas también fue clarividente: “Caerse está permitido. Levantarse es obligatorio”. El madridismo pasa página y ya piensa en la revancha. La Liga está de cara, no se puede escapar, y los madridistas son conscientes de ellos. De 56 puntos posibles, el Madrid solo ha perdido siete y la diferencia de cinco puntos sobre su máximo rival tiene que prevalecer durante toda la segunda vuelta. De reojo hay que mirar la Champions, donde nos volveremos a encontrar, y de donde habrá que demostrar que se ha aprendido una lección vital, y devolver así al Barça su moneda. Habrá vendetta.




Deja tu Comentario