2012-02-18 12:02 Real Madrid Por: Administrador

El vestuario culé es un ‘polvorín’ a punto de estallar



Gerard Piqué es el último caso en salir a la luz pública, pero parece que en Can Barça tiene un ‘polvorín’ que está a punto de explotar. Un grupo de indignados que no aguantan más las directrices de su técnico, Pepe Guardiola, el que podría salir muy mal parado de este, más y cuando aún no ha renovado, situación que se conoce en el vestuario y que podría acabar dinamitando la estancia del míster en el club azulgrana, puesta en tela de juicio en las últimas semanas.

El caso de Gerard Piqué es el más fragrante. La discusión de su padre con Manel Estiarte es solo un episodio más de la tortuosa relación que vive el central con su míster. Las salidas nocturnas, el mundo de la prensa rosa y todas las actitudes extradeportivas del futbolistas están afectando a su rendimiento, o eso es lo que cree Guardiola, que ya le ha dejado en evidencia en varias ocasiones ante la opinión pública.



Tras este viene Dani Alves. Las continuas salidas de tono del brasileño y la vida agitada vida nocturna tras su separación, le dejaron también fuera de la convocatoria en la vuelta de las semifinales coperas contra el Valencia. Guardiola ya le prohibió participar en el rodaje de un anuncio, acción que tampoco gustó al lateral, que parece que ya no vive un momento tan idílico con su míster, como se vio tras el partido en Leverkusen, donde la actitud de Alves cambio radicalmente y ya no se le vio tan alegre como de costumbre.

Thiago Alcántara es otro de los señalados. Al centrocampista culé su míster le ha dado varios toques de atención en público, algo que no ha gustado ni al futbolista ni a su entorno. El entrenador cree que desde que Thiago se ha emancipado las cosas no son como antes y que tiene una libertad que puede dilapidar su futuro. Guardiola quiere cortarle las alas de las salidas nocturnas, algo complicado para un chico tan joven.

Otro de los casos que no deben pasar inadvertidos es el de David Villa. Antes de la lesión el asturiano tenía pie y medio fuera del equipo. Su participación era mínima y el favor del técnico había pasado a otros pies, los de Alexis Sánchez. Al delantero español no le gustó el ostracismo del banquillo y de la grada, lugar que solía frecuentar, y muchos hablaron de una relación rota, ánimo que se ha calmado con la lesión, peor que sigue latente.



Por último está el caso de Pedro Rodríguez. Una de las grandes armas de los primeros años de Pep ha pasado de ser la gran revelación al gran olvidado. Canteranos como Cuenca o Tello le han ganado la partida, y Pedro ya no cuenta con el trato de favor de su entrenador, algo que ha escocido y mucho en el canterano, el cual podría perder una plaza en la convocatoria de la selección para la próxima Eurocopa, algo que alteraría aún más sus ánimos.


Deja tu Comentario