2013-05-02 18:05 FC Barcelona Por: Administrador

Un sector del vestuario del Barça da la espalda a Tito Vilanova



La etapa de Tito Vilanova en New York no fue nada fácil. Gracias a las nuevas tecnologías, el míster culé estuvo más cerca que nunca de los suyos, pero la distancia permitió que reinara el desgobierno en el seno del club azulgrana.

Y es que con Jordi Roura como improvisado comandante, el vestuario decidió bajar el ritmo y relajarse durante los entrenamientos. Como las sesiones de preparación se ejecutaban lejos de Tito Vilanova, los futbolistas abandonaron la cultura del esfuerzo para abonarse a la comodidad y la autocomplacencia.



Puyol, al verse como suplente en el conjunto culé, decidió operarse por sorpresa para llegar a tiempo a la Confederaciones y lastró el potencial del equipo, ya que el capitán faltó en fechas clave cuando sus compañeros realmente le necesitaban.

Otros, como a Cesc, ni están ni se le esperan. Y, desgraciadamente, Xavi Hernández tampoco tiene ya edad para aguantar el exigente esfuerzo que conlleva ser el director del juego azulgrana. Cuando el equipo necesitaba que alguien diera un paso al frente, ningún futbolista de la plantilla se atrevió a liderar una posible reacción del grupo y conducirlo hacia la senda de la victoria.

Así pues, el vestuario del Barça le ha fallado a un Tito Vilanova que no ha podido controlar a su equipo. Su enfermedad le alejó del día a día y los futbolistas no dudaron en relajarse.




Deja tu Comentario