2012-01-22 15:01 FC Barcelona Por: Administrador

El vestuario del Madrid es un nido de filtraciones



 

LOS JUGADORES NO ESTÁN DE ACUERDO CON LAS FORMAS DEL PORTUGUÉS



Conversaciones muy salidas de tono y que tienen como protagonistas al grupo de españoles, al grupo de brasileño-portugueses y a José Mourinho como eje central y que tienen su origen en las declaraciones que realizaron los jugadores del Real Madrid en la zona mixta. Según el míster portugués, los jugadores le "vendieron" en sus declaraciones. "Me habéis matado en la zona mixta. Mañana seré yo el que dé la cara en la rueda de prensa", les gritó a sus jugadores. 

¿Y qué quiere José Mourinho, el entrenador que más silencio hace mantener a sus jugadores del planeta?. Algo de lo que Sergio Ramos quiso dejar constancia: "No, míster, usted ha leído sólo lo que pone en la prensa, no todo lo que dijimos. Además, usted no nos deja hablar. Ni dar entrevistas ni ruedas de prensa", le recordó Ramos, que recuerda al míster que no con todos los jugadores tiene el mismo comportamiento: "Usted se enfadó con Iker por pedir perdón a Xavi, y ¿qué es lo que hizo ayer Pepe en el vídeo, míster?", recriminó muy acertado el central.

Tampoco estaban contentos los jugadores del Real Madrid con el planteamiento cobarde que presentó el luso para enfrentarse al Barça: "No podemos salir ocho defensas, así es imposible ganar un partido. El Madrid no puede empezar ganando uno a cero y meterse atrás", señaló Ramos y otros jugadores.



Y a José Mourinho, que no acepten sus decisiones, le molesta infinitamente: "Claro, como los españoles habéis sido campeones del mundo y os protegen vuestros amigos de la prensa... Como al portero", apuntó, demostrando que realmente en el vestuario blanco hay grupitos y que Mourinho tiene preferencia por los portugueses, privilegiados en todo lo que ocurre de puertas para adentro, y a veces de puertas para afuera, como ocurrió con los once jugadores que salieron a jugarle al Barça. La guinda la puso Sergio Ramos al recriminarle a su entrenador carencias tácticas porque él nunca se ha vestido de corto y no sabe cómo son los partidos dentro del campo.

Que todo esto haya salido en los papeles ha llenado de indignación de Mourinho, que ya no se fía de sus jugadores, especialmente de los españoles. Y anda a la caza y captura del chivato, de ahí que envíe a sus ayudantes, Karanka y Rui Faria, a poner la oreja en los grupitos que se forman en los entrenamientos para que justifiquen el sueldo que se ganan ejerciendo el papel de chivatos del entrenador.



Deja tu Comentario