2013-02-18 16:02 FC Barcelona Por: Administrador

El villarato ahora es esto



Una clarísima mano de Coentrao dentro del área en una acción en la que existe intencionalidad. Dos agresiones de Pepe a Chori Domínguez (pisotón y entrada violenta), bula total al banquillo del entrenador para decirle al árbitro cuanto le venga en gana. Eso es lo que en Madrid entienden por Villarato. Y de eso se quejan.

También es villarato cuando el árbitro aplica correctamente el reglamento y expulsa a Sergio Ramos por acumulación de amonestaciones. O cuando le enseña la tarjeta amarilla a Cristiano Ronaldo por una entrada dura y peligrosa. La aplicación del reglamento, cuando no favorece al Real Madrid, también es villarato.



Y así van, acumulando más penaltis que nadie a su favor y recibiendo menos penaltis que nadie en contra. Pero, eso sí, quejándose de villarato. Como no se atreven a quejarse de Mourinho y de las descomposiones que le entran cuando va ganando 2-0 a un equipo cuyo presupuesto total es inferior a su ficha, prefieren acordarse de la madre de Villar. Pero los árbitros no tienen la culpa de que el Rayo tuviera mayor posesión de balón que el Real Madrid ni de que Mourinho se asustara con un hombre menos y sacara del campo a Morata para poner a Albiol a defender el resultado durante una hora. Con un hombre menos durante 40 minutos perdió el Barça la Supercopa ante el Real Madrid y nadie se quejó.

Aquí, cuando no saben a qué santo encomendarse, salen con lo del villarato. Por eso Karanka, al término del partido, no se acordaba del penalti no pitado al Rayo, de la expulsión no consumada de Pepe ni de Mourinho por sus protestas reiteradas. Parece que la severidad arbitral hacia los entrenadores sólo rige para el del Barça y todos los demás, pero el del Real Madrid tiene bula para insultar, mofarse e increpar al árbitro. "Es más de lo mismo. Ya conocíamos y sabíamos lo que había pasado otras veces. Ya no nos sorprende nada de los arbitrajes. Al resto de los mortales lo que no no nos sorprende ya es que quien se sienta en la silla reservada al entrenador del Real Madrid sea tan pobre de argumentaciones y tan ridículo en sus exposiciones.

Por su parte, la explicación de Roncero hoy en As alcanza cotas deliciosas: "Como Sergio Ramos siempre va de frente y no se esconde, Paradas va y le muestra una amarilla alucinante, en una acción de Leo que es faltita. Luego, el central internacional se equivoca y con la mano fuerza de manera ingenua su injusta expulsión". Las faltas del Real Madrid son faltitas, por tanto no se le pueden enseñar tarjetas a los jugadores blancos. En todo caso, tarjetitas. Y a Mourinho y Rui Faria, ni eso. Como son del Real Madrid, hay que dejarles que den rienda suelta a toda la mala educación que llevan dentro. Y de eso sabe mucho Sergio Ramos.



Roncero aprovecha a justificar la crispación en un recinto deportivo: "El Bernabéu se dejó la garganta con el colegiado de Antequera. Se merecía el reproche del pueblo". Pues nada, si se lo merecía, adelante con los faroles.

Y acaba Roncero: "En lo que va de Liga, Cristiano ya ha visto seis tarjetas amarillas y Khedira sólo dos. Es un simple dato. Pero llama la atención, ¿verdad?" Efectivamente, llama tanto la atención como que a Piqué le enseñen tres tarjetas cometiendo cinco faltas. O como que al Madrid no le hayan pitado todavía un sólo penalti en contra. Ayer mismo hubo uno clarísimo. Sí, sí. Llama la atención. ¡Villarato!


Deja tu Comentario