2011-12-02 15:12 FC Barcelona Por: Administrador

El villarato no se ha atrevido a cebarse con el Barça



El aparato de propaganda del madridismo se ha encargado en los últimos días de sembrar cizaña exigiendo una sanción ejemplar para Piqué y obviando que Xabi Alonso estaba en la misma situación. No han gastado en Madrid ni una línea ni una palabra para plantearse la posibilidad de que Xabi Alonso viera la tarjeta amarilla que le limpiaba el historial y le permitía descansar antes del clásico de forma premeditada.

Y sorprende porque Xabi Alonso, junto a Sergio Ramos, es reincidente. Ambos protagonizaron en Amsterdam el año pasado el escándalo más grande que se recuerda en cuanto a teatro y antideportividad forzando dos expulsiones que fueron telegrafiadas desde el banquillo para que el mundo entero supiera cómo las gasta el Real Madrid.



Es cierto que Piqué forzó la tarjeta ante el Rayo. Tan cierto como que Xabi Alonso hizo exactamente lo mismo con una entrada absurda en el centro del campo que no venía a cuento de nada. Piqué, al menos, no necesitó hacer daño a nadie para ganarse la tarjeta.

El Comité de Competición, de claro tufo merengue, no se ha atrevido con Piqué porque el caso de Xabi Alonso podía haberle explotado en las manos. Y ha optado por la solución salomónica, ni uno ni otro. Al menos esta vez no ha habido agravio comparativo, porque también podríamos referirnos a la descarada persecución de la tarjeta del jugador del Levante Barquero, que no ha merecido la atención del Comité de Competición.

El villarato blanco -porque del blaugrana ya nadie habla en Madrid desde que los árbitros favorecen descaramente al equipo de Mourinho- se ha quedado con las ganas de perjudicar una vez más al Barcelona. Tiempo habrá. Ahora no era tan necesario quemar al Comité de Competición con seis puntos de ventaja. Llegarán mejores ocasiones.




Deja tu Comentario