2011-12-10 23:12 Real Madrid Por: Administrador

El Villarato y los astros se confabulan contra el Madrid (1-3)



Los que llegaron tarde al Bernabéu se perdieron el gol de Karim Benzema. El equipo madridista, acostumbrado a salir en tromba, no perdió su costumbre y apretó desde el comienzo al Barcelona. Presión tan voraz que una pérdida de balón de Víctor Valdés propició el tanto del galo. Özil probaba fortuna desde la frontal, la pelota golpeaba en Puyol y Karim cogía su fúsil para poner en aprietos al equipo visitante. Pintaban bien las cosas para el conjunto blanco.

El Madrid presionaba, y bailaba al Barcelona. El guión era el mismo que en la ida de la Supercopa de España. El plantel merengue asfixiaba las ideas del conjunto culé, pero poco a poco caía debilitado en sus fuerzas, lo que se transformó en más posesión de balón azulgrana que acabaría trayendo problemas.



El Barcelona avisaba con una llegada de Messi al área tras un resbalón de Ramos, que volvía a encumbrar a Casillas en un auténtico salvavidas, situación que no pudo solventar pocos minutos después cuando el chileno Alexis Sánchez anotaba el 1-1. Las tablas llegaban al marcador y la preocupación al Bernabéu. Hasta la igualada culé el Madrid había jugado de tú a tú al Barça, sin dejarle crear y planteando un partido muy complicado, pero el tanto del ‘9’ culé fue como una puñalada al juego merengue.

Las dudas aparecía, y más cuando el colegiado del partido, el andaluz Fernández Borbalán comenzaba a adquirir protagonismo. El almeriense decidía señalar amarilla a Xabi Alonso por una entrada en el centro del campo, y sin embargó dejaba a Alaves hacer el juego al que nos tiene acostumbrados, faltas y teatros. El brasileño se lució una vez más en el arte dramatúrgico y volvió a presentar su candidatura para los Razzies (los anti-oscars). Pero la más rocambolesca situación arbitral llegó al filo del descanso, cuando el colegiado perdonó a Messi la segunda tarjeta amarilla por una feísima entrada sobre Xabi Alonso, algo que tenía que haber acabado con el argentino en los vestuarios, pero parece que el trato de favor de los colegiados a los azulgranas sigue siendo un hecho.

Los segundos cuarenta y cinco minutos servían para poner calma y tranquilizar los ánimos, muy encrespados en los últimos minutos de la primera mitad, con pañolada incluida para el trencilla. Pero poco duraría la cordura al encuentro. Corría el minuto 52 cuando los astros volvían a alienarse en favor de los azulgranas para que Xavi hiciera el segundo. El centrocampista empalaba una volea mansa en la frontal y esta golpeaba en Marcelo para que el balón hiciera un extraño y engañara completamente a Casillas, colándose muy lentamente en el fondo de la red.



Si el castigo no era ya duro para el Madrid, trece minutos más tardes este engordaría aún más. Jugada a la contra del conjunto azulgrana que acababa con un centro al área de Dani Alves para que en el segundo palo Cesc apuntillara a los blancos. De ahí hasta el final el Madrid puso el corazón y la garra, pero la suerte, como en los últimos ‘Clásicos’, no estuvo de su parte.


Deja tu Comentario