2013-12-29 12:12 FC Barcelona Por: Administrador

En 2014 se decidirá el futuro del Camp Nou



El año 2014 será también el que marcará definitivamente el futuro del Camp Nou. La reunión de la junta directiva del próximo 20 de enero tiene que ser decisiva para ultimar las dos opciones que se presentarán a los socios del Barça para que elijan: un Camp Nou totalmente nuevo en la entrada de la ciudad, al principio de la Diagonal, o una remodelación a fondo del actual estadio.

La directiva que preside Sandro Rosell quiere poner en marcha el proyecto, pero siendo los socios los que tomen la decisión definitiva, ya que será "la decisión más trascendente de los próximos cincuenta años", según el propio presidente barcelonista.



La Asamblea dio luz verde el 22 de septiembre de 2012 a la junta directiva para preparar una consulta a los socios sobre qué alternativa aplicar en el Camp Nou. La directiva se comprometió a preparar dos proyectos, uno de remodelación y otro de construcción de un nuevo estadio, y presentarlos con todos los permisos y acuerdos sobre la mesa, así como la financiación de cada uno de ellos.

En la junta directiva hay debate, según todas las fuentes. Algunos, entre los que se encuentra según algunas informaciones Sandro Rosell, quieren un nuevo estadio. Otros, una remodelación. En cualquier caso, están de acuerdo en que el actual Camp Nou ha quedado obsoleto.

En este extremo, sin embargo, no todos los socios del Barça coinciden. La opción de una reforma más modesta que las que se van a presentar no estaría mal vista por muchos socios, que echan de menos que se les presente esta tercera opción, menos ambiciosa y más económica, en la consulta.



Porque, según lo que explicó el portavoz de la junta, Toni Freixa, después de la última reunión ordinaria, en ambos casos habrá un estadio nuevo, tanto si se construye desde cero como si se aprovechan sus actuales estructuras. Freixa apuntó que en los proyectos en que se trabaja el aforo del Camp Nou será de 105.000 espectadores, con lo quese ingresará más por localidades y por palcos VIP, que aumentarán notablemente, uno de los grandes objetivos.

Al socio le preocupa la financiación de la obra. La directiva se comprometió a presentar en sus dos propuestas los planes de financiación de cada una de las posibilidades. Javier Faus aseguró en RAC 1 que el estadio conservará el nombre, pero que no se descarta poner un 'apellido', es decir, una marca que pague una millonada por figurar en el nombre después de 'Camp Nou'. 

Otro aspecto que los socios tendrán en cuenta será el de las incomodidades. El Barça seguirá en cualquier caso jugando en el Camp Nou, aunque con una reforma estructural debería soportarlas durante tres años. Las reformas del exterior se harían en invierno y las del interior, en verano.

El aforo podría verse reducido durante un período de tiempo. El nuevo estadio presenta otros inconvenientes, como el acuerdo con la Universitat de Barcelona, que debería ceder parte de sus terrenos, y el Ajuntament.

Todos estos aspectos, así como los permisos, han retrasado el referéndum: debía celebrarse a principios de 2014, pero se retrasará. El 20 de enero la junta aprobará, con el coste y todos los detalles administrativos, las propuestas que presentará a los socios y puede poner fecha a la votación. Después, el socio decidirá.


Deja tu Comentario