2012-11-10 18:11 Real Madrid Por: Administrador

En el Barça de Messi los '9' están malditos



Esta semana hemos vuelto a ser testigos de otra "bronca" entre Leo Messi y David Villa. El delantero asturiano decidió culminar una jugada por su cuenta y al argentino no le gustó nada que el "Guaje" decidiera por sí mismo, lo que desembocó en otra prueba de que la relación entre ambos es completamente nula. El recién padre de Thiago Messi se le quedó mirando varios segundos en tono amenazante y en la misma línea de lo ocurrido hace unas semanas ante el Granada, salvo que en este cado no intercambiaron palabras. Villa le terminó devolviendo la mirada pero la indiferencia fue evidente.

Una situación con la que ya se puede calzar Villa e iniciar el camino de salida del Camp Nou, pues parece que el de Tuilla correrá la misma suerte de los que un día estuvieron en su posición. Primero fue Eto'o, que terminó entrando en una de las peores operaciones de la historia del mercado futbolístico en la que se le intercambió por Zlatan Ibrahimovic. Y mientras el camerunés repitió triplete con el Inter de Milán de José Mourinho, el sueco terminó calentando banquillo en el equipo de Pep Guardiola y de Leo Messi.



A continuación fue Bojan Krkic el que se vio apartado del equipo. Si ya tenía pocas oportunidades estas se disiparon con la llegada del asturiano, y es que al final, como sus dos antecesores, terminó recalando en el Roma en otra operación dudosa. Mientras tanto, en can Barça, David Villa parecía haber sido el antídoto a la maldición de los "9" del Barça, pero a pesar de lucir el "7" y no el del delantero centro, es víctima de la misma desgracia. La del niño malcriado que no soporta que otros le roben ni una pizca de protagonismo.  

Una actitud con la que ya puede ir con cuidado Alexis Sánchez. El "Niño Maravilla" sí luce el "9", y aunque no sea el delantero centro nato con el que Messi suele tener problemas ni parece que vaya a llegar al nivel de calidad del argentino, no está dando lo que se esperaba de él, y Messi no está para dar oportunidades a nadie. Tampoco el entrenador, que seguirá siempre lo marcado por el de Rosario.


Deja tu Comentario