2016-01-16 09:01 FC Barcelona Por: Administrador

En la reestructuración del Barça B no se marcha el verdadero culpable



La afición está enfadada con Josep María Bartomeu. No se entiende la reestructuración total que se está llevando a cabo en el Barça B. El filial está cosechando malos resultados, se sitúa actualmente en posiciones de descenso a Tercera División, pero de momento, los únicos en marcharse están siendo los jugadores (sí, es cierto, tienen culpa, y mucha además, de lo que está pasando, pero no son los únicos culpables).

Hasta el momento, se han marchado del equipo Grimaldo (Benfica, al que se le auguraba un gran futuro en el primer equipo), Ondoa (Al Pobla de Mafumet, filial del Nàstic. No ha tenido el apoyo del entrenador, pero se le veía como el portero del primer equipo cuando estaba en las inferiores), Pol Calvet (al Deportivo de la Coruña B), Bagnack (al que se le ha rescindido su contrato, pero se le veía como un gran defensor), Enguene (que también ha sido rescindido), Babunski (rescindido), Cantalapiedra (al Villarreal B, nadie lo entiende, debutó esta misma temporada con el primer equipo) y Campins (cedido). No obstante, se esperan más bajas, como la de Dongou (al Zaragoza).



Además, en todo lo que llevamos de mercado, se han incorporado Jokin Ezkieta (portero), Dani Romera (delantero), Moisés Delgado (lateral izquierdo), Xemi Fernández (interior), Alberto Perea (delantero), Fali (centrocampista) y Robert Gonçalves (delantero). Además, se esperan entre 3 o 4 incorporaciones más.

Pero el problema que todo el mundo ve, excepto el presidente culé, radica en el banquillo. Gerard López es un entrenador que se impuso a dedo, le quitó el puesto que le habían prometido a García Pimienta (su actual segundo) y llegó sin ningún tipo de experiencia (solo ‘entrenó’ en dos partidos a la selección catalana). A nadie le gustó esta incorporación, y hasta los jugadores se declararon en rebeldía en su debido momento, tal y como informamos en este medio.

Uno de los futbolistas que se ha marchado, Aitor Cantalapiedra, ha arremetido duramente contra su ya exentrenador, Gerard López, dejando claro que es él quién tiene la culpa: “Me ha sorprendido la decisión del Barça, ya sabemos que todo puede cambiar. Me dijeron que necesitaban fichas porque venían jugadores nuevos. La dirección del Barça B no es buena. Creo que todos tenemos culpa, pero cargarse a tantos jugadores no creo que sea la solución. No sé qué decir de Gerard López... buen entrenador es pero gracias a su staff técnico que encabeza García Pimienta”.



Mientras él continúe en el equipo, nada cambiará. Además de García Pimienta, en su momento habían grandes entrenadores bastante más capacitados que Gerard para llevar al Barça B, entre ellos el ahora entrenador del Zaragoza Lluis Carreras, y el del Red Bull Salzburgo, Óscar García.

Opinión de Aleix García

Redactor del FC Barcelona en Madrid-Barcelona


Deja tu Comentario