2012-05-11 18:05 FC Barcelona Por: Administrador

En Madrid ponen muy alto el listón de la caballerosidad



En Madrid no ha caído bien que cuando el Atlético de Madrid hizo pasillo a los jugadores y cuerpo técnico del Athletic, Bielsa no diese la mano al presidente colchonero Cerezo, al acabar el partido de la final de la Europa League.

El entrenador argentino, bien por desconocimiento, de manera intencionada o sin querer, negó el saludo al dirigente atlético y estrechó con frialdad la mano del Príncipe Felipe, reconocido 'indio'.



Un gesto que se ha interpretado como antideportivo y nada caballeroso. Sin embargo, frágil memoria la de la prensa madrileña, cuando Mourinho le clavo el dedo en el ojo de Vilanova, al finalizar el Barça-Madrid de la Supercopa de España.

Entonces nadie puso el grito en el cielo en Madrid. Se pasó de puntillas, cuando ahora en comparación sienta peor que Bielsa no dé la mano a Cerezo.


Deja tu Comentario