2014-05-08 14:05 FC Barcelona Por: Administrador

En Madrid tapan con Messi el fracaso merengue en la Liga



Joan Tubau

Firmado por Moisés Llorens, el diario As explica hoy que "semanas atrás, justo cuando las negociaciones entre el entorno de Leo Messi y el club parecían más estancadas que nunca, en las oficinas del Camp Nou valoraron muy seriamente vender a Leo Messi una vez acabase el Mundial de Brasil. No era un deseo ni una intención, era el objetivo, el gran golpe del verano. Es más, desde un despacho cercano al del presidente azulgrana (y no desde el de Zubizarreta), se mandó un correo electrónico con copia al padre del futbolista con una asombrosa propuesta: si el Barça colocaba en el mercado al futbolista por la cláusula de rescisión (250 millones de euros), desde el club recompensarían al jugador con un porcentaje de la venta, una cantidad cercana al 10 por ciento del pacto. Casi nada.



Desde hace tiempo se rompió un muro que tiempo atrás parecía imposible, incluso, llegarlo a pensar. El Barcelona acumulaba ofertas por el jugador, todas ellas declinadas, una tras otra, por el crack argentino y sus asesores. Era feliz en el club, donde siempre tuvo la sensación de estar escribiendo una leyenda. Además, Messi tuvo la impresión de que su imagen estaba en permanente deterioro y desgaste, y que nadie del club salía en su defensa de manera contundente. Se llegó a ver, escuchar y leer que si era intransigente con sus compañeros, que si no se ejercitaba a la carta, que si sólo corría cuando le apetecía... Y eso, claro, encendía al jugador, que nunca puso una mala cara, pese a saber, de buena mano, las intenciones del club con su futuro inmediato.

AS ya les informó el pasado verano que Messi había sido sondeado por varios equipos que le darían todo lo que pedía. PSG (que sigue interesadísimo), Chelsea y Manchester City ofertaron. Luego, apareció el Real Madrid y hace poco se descubrió que en la Junta azulgrana lo quería traspasar. Pues ya lo saben, además de venderlo, iban a premiarle por ello. Increíble".

Esta información llega el día en que el Real Madrid se despide de la Liga y en las horas previas a la rúbrica del nuevo contrato que ligará a Leo Messi con el FC Barcelona hasta 2018. Son ganas de enturbiar el ambiente y de generar dudas en el entorno. Bartomeu no traspasará jamás a Messi porque sabe que, de hacerlo, tendría que salir en globo del Camp Nou. Y Leo Messi no quiere irse del Barça porque en ningún otro lado va a estar mejor. El PSG llegó a estar interesado por el tema en su momento, pero lo descartó cuando el Barça se cerró en banda. Y en este momento, con el castigo recibido de la UEFA por saltarse las normas del fair play financiero, ni está en condiciones ni podría afrontar esta operación. Nadie, absolutamente nadie, puede permitirse el lujo de pagar 250 millones por Messi y de garantizarle a él un mínimo de 25 millones anuales por cinco temporadas en las que se supone que su rendimiento será decreciente.  A partir de aquí, todo lo que nos vendan desde Madrid es humo. Es pánico a que el peor Barça de los últimos años pueda alzarse con el título de Liga dejando al Real Madrid tercero y en la obligación de jugar la previa de la Champions League próxima.



El aparato de propaganda del presidente Pérez no descansa. Hace falta hacer acopio de imaginación para encontrar argumentos que minimicen el fiasco blanco de ayer en Valladolid. Y el recurso Messi siempre funciona.


Deja tu Comentario