2017-02-14 22:02 FC Barcelona Por: Administrador

Ensucian el nombre del Barça en París (4-0)



El Barça ha vivido en París una de las noches más negras de su historia. Y no sólo por el resultado ante el París Saint Germain (4-0), sino por la imagen que ha dejado el equipo. Más falta de actitud, más falta de compromiso y menos intensidad, imposible. El barcelonismo no merecía este espectáculo. Ni uno solo de los cracks renovados o por renovar han demostrado estar a la altura del escudo que lucía en sus camisetas. El 4-0 convierte en utopía la posibilidad de remontar en la vuelta, deja muy tocado a Luis Enrique y cuestiona el rendimiento de muchos de los jugadores que son cómplices del lamentable espectáculo ofrecido en el Parque de los Príncipes. Nadie puede ir de cositas. Todos son culpables. La imagen del Barça, por los suelos. El Barça ha perdido por 4-0 en París, con dos goles de Di María, para recochineo del madridismo, Draxler y Cavani. Ante esto el Barça... cero goles y cero en juego. Cero en todo. Un desastre. Nada ha salido bien. Empezando por la decisión de Luis Enrique de dejar a Rakitic en el banquillo para situar en su lugar a André Gomes. A partir de ahí llegó todo lo demás. Los tres delanteros, como ya ha sucedido en otras ocasiones, a verlas venir, absolutamente desactivados por un centro del campo que no supo buscarlos. Mucho riesgo corrió Luis Enrique con André Gomes junto a Iniesta y Busquets, que salían de una lesión. Y el equipo lo ha pagado. Aún así, de Messi, de Neymar y de Suárez se puede esperar bastante más que el ridículo que han hecho esta noche en París en el día de los enamorados que para el barcelonismo es el día del desengaño. El Barça se ha hundido en la miseria porque, a diferencia de otras ocasiones, sus cracks no han salido al rescate. Especialmente llamativo ha resultado la falta que ha lanzado el Barça con 4-0 en el marcador y en el tiempo de prolongación. La ha lanzado Neymar porque Messi no ha querido saber nada. Ilustrativo.

Salieron adormilados

Es una constante a lo largo de la presente temporada. El Barça comienza los partidos adormilado, como sin ganas. Los hombres de Luis Enrique salen caminando antes de entrar en calor y alcanzar el verdadero tono que debe caracterizarle. A veces le basta para ganar. Otras veces acaba desesperado intentando recuperar el tiempo perdido en los minutos finales. Pero el PSG no es el Alavés y el Barça ha pagado cara la prepotencia con la que ha saltado al césped parisino. Hoy el Barça ha salido al Parque de los Príncipes a verlas venir. Y Unai Emery, que sabe de qué va, ha lanzado a sus hombres a morder, en un inicio de partido infernal que ha dejado al Barça sin balón (35% de posesión en los primeros diez minutos). Y después de varios avisos, con manos milagrosas que ha puesto Ter Stegen a disparos de Matuidi y de Draxler, ha llegado el gol que buscaba el PSG de salida a través de una falta directa lanzada por Di Maria. Era el minuto 18. Se suponía que el gol francés obligaría al Barça a reaccionar. Y lo ha hecho, pero sin sustancia y con muy pocos argumentos ofensivos. Los tres de delante estaban aislados, desasistidos, y el Barça se ha perdido en un inútil tikitaka sin más peligro que una ocasión meridiana perdida por André Gomes, a quien Neymar había dejado solo ante el portero rival.

Messi está en el origen del desastre

El invento de dejar a Rakitic en el banquillo no le ha salido bien a Luis Enrique, especialmente porque Iniesta no tiene todavía el ritmo que necesita este equipo y el Barça se ha perdido en un dominio infructuoso que ha permitido al PSG rematar la faena con el 2-0 en el minuto 39, cuando un error de Messi en el centro del campo le dio el balón al equipo francés para armar una jugada que culminó Draxler en gol. 2-0 y se disparan las alarmas mientras el Parque de los Príncipes disfrutaban cantando a coro lo de "Puta Barça" que debe haberlo aprendido viendo los clásicos españoles. Tras el descanso, y en contra de lo esperado, no ha habido reacción del Barça y en cambio sí otro gol del PSG. Golazo de Di María, de nuevo,  por la escuadra desde lejos en el minuto 54. Con el 3-0, quien más quien menos confiaba en que apareciera cual ave fénix la figura de un todopoderoso Messi para solucionar el problema que tenía el Barça de Luis Enrique. Pero Messi no apareció, ni Neymar, ni Suárez, ni Iniesta... Luis Enrique, viendo que Iniesta era un cero a la izquierda, lo ha cambiado por Rakitic. Pero Messi seguía ausente. Estaba ahí, pero como si no estuviera. Podría decirse que el Barça ha jugado con 10. Pero sería injusto. En realidad ha jugado con tres o cuatro.

Se le funden los plomos a Messi y el Barça se queda a oscuras

Hoy ha quedado muy claro que cuando a Messi se le funden los plomos, el Barça se queda a oscuras. Pero él no ha sido el único culpable. La defensa ha hecho aguas, el centro del campo no ha existido y la delantera. como si no hubiera estado. Y cuando parecía que el desastre no tenía solución, hemos descubierto que aún podía ser más desastre cuando en el minuto 70 Meunier ha avanzado sin que nadie le tosiera hasta el borde del área del Barça para que Cavani fusilara el 4-0. Era el minuto 70. Tal y como estaba la cosa, la manita se veía venir, por lo que el hecho de haber aguantado el resultado durante los 20 minutos finales hay que colocarlo en el haber del Barça. Y en eso ha tenido mucho que ver Rakitic, que ha salido cuando la cosa ya no tenía solución, pero ha sido el único que ha puesto cierto orden al juego del Barça.

El Barça no se merece esto

La cara de Messi er aun poema. Piqué subía a hacer de delantero centro como si el Barça no tuviera delantero centro. Un caos. Todo salía mal. Incluso un remate de Umtiti en los minutos finales que repelió el palo. Al final Neymar reclamó dos penaltis. Pero no era un día para reclamar penaltis sino para exigir explicaciones por lo que ha pasado. El Barça no se merecía un espectáculo tan lamentable. Y lo peor es que, con el juego exhibido, nadie se cree que una noche mágica pueda darle la vuelta a la eliminatoria. Los hombres de Luis Enrique han reclamado a gritos que los echen de Europa y se lo han ganado a pulso.  

Ficha técnica

París Saint-Germain, 4 - FC Barcelona, 0

Trapp, Meunier, Marquinhos, Kimpembe, Kurzawa, Verratti (Nkunku, 69'), Rabiot, Di María (Lucas Moura, 60'), Matuidi, Draxler (Pastore, 85') y Cavani.

FC BARCELONA

Ter Stegen, Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Jordi Alba, Busquets, André Gomes (Rafinha, 57'), Iniesta (Rakitic, 72'), Messi, Luis Suárez y Neymar.

ÁRBITRO

Szymon Marciniak (Polonia). T.A.: Rabiot (3')/André Gomes (32'), Sergio Busquets (62'), Rafinha (73').

GOLES

1-0, Di María (18'). 2-0, Draxler (39'). 3-0, Di María (55'). 4-0, Cavani (71').

INCIDENCIAS

Partido correspondiente a la ida de octavos de final de la Champions League 2016 - 2017 disputado en el Parque de los Príncipes en París.
 

Deja tu Comentario