2017-03-31 15:03 Fichajes Por: Administrador

El entrenador perico que vive su minuto de gloria a costa del Barça



Fede Peris Mauricio Pochettino, ex jugador y ex entrenador del RCD Espanyol, ha aparecido en las quinielas de la prensa como candidato de relleno a ocupar el banquillo del FC Barcelona que dejará vacante Luis Enrique a final de temporada. Nadie en el club ha pensado en él, nadie se ha dirigido a él, pero Pochettino ha querido vivir su minuto de gloria a costa del eco que siempre supone hablar del Barça en primera persona. Pochettino habrá pensado que rechazando al FC Barcelona su cotización en Inglaterra subirá. Y es lo que ha hecho. Rechazar al Barça porque él ante todo es perico: "Es verdad que coincidí con Josep Maria Bartomeu en un bar en Barcelona. Conozco a Bartomeu desde hace mucho tiempo, antes de que fuera presidente del Barça. Fue un encuentro fortuito en el que estuvimos cinco minutos juntos. Pero soy seguidor del Espanyol, fan del Espanyol, amo el Espanyol y, por tanto, no necesito hablar demasiado. Imaginaos que Daniel Levy (presidente del Tottenham) me despide dentro de un tiempo, pues sería imposible que fichara como técnico del Arsenal. En fútbol, ya sé que es muy difícil ser leal, pero creo que antes que ser entrenador o jugador, uno debe ser una persona leal a lo que piensa”. Puede estar tranquilo Pochettino, nadie le va a molestar ni va a cuestionar su lealtad proponiéndole entrenar al Barça porque su perfil no es precisamente lo que se está buscando en el Camp Nou. Coincidió con Bartomeu y ahí pudo comprobar que el presidente no aprovechó para lanzarle la caña. Pero aún así, sin haber mantenido ningún contacto con nadie, porque nadie se ha interesado por él, aprovecha para darse lustre a costa de un interés del Barça por él que sólo existe en su imaginación. De la misma manera que Pochettino dice que nunca entrenaría al Barça (habría que ver cómo reaccionaría si el interés fuera real), tampoco el FC Barcelona dejaría su equipo en manos de un entrenador como él. Es como la fábula de la zorra y las uvas, a las que renunciaba porque estaban verdes cuando en realidad el problema es que no llegaba a alcanzarlas.

Deja tu Comentario