2011-07-27 11:07 Real Madrid Por: Administrador

España echó de menos a Morata ante Turquía (3-0)



Dos goles en propia meta y otro 'regalado' decidieron un partido gris de España, muy alejada de la brillantez que exhibió ante Bélgica (4-1) y Serbia (4-0).

Con la clasificación para semifinales asegurada, Ginéz Meléndez introdujo siete cambios en la alineación respecto al duelo contra los serbios y la selección española no fue la misma.

Turquía afrontó el envite con opciones de llegar a la ronda de los cuatro mejores, obligada a darlo todo por una victoria que, unida a un tropiezo de Serbia frente a Bélgica en el otro encuentro del grupo B, podía situarla en la siguiente fase.

Las necesidades de unos y otros quedaron en evidencia desde el primer minuto. Los turcos arrancaron a toda máquina, con una presión asfixiante en terreno contrario, y lograron trabar el juego del equipo español. Borja, Juanmi y Campaña fueron anulados y España los echó mucho de menos.

En una primera parte con pocas ocasiones de marcar, Turquía tuvo las mejores. Demir (m.15) y Dere (m.24) rondaron el gol, pero, para desgracia española, fue Jonás Ramalho, con un tanto de cabeza en propia meta, quien firmó el 1-0 para los otomanos en el minuto 31.

Que no era el día de España quedó demostrado en el comienzo de la segunda mitad.

Los turcos lograron el 2-0 (m.51) al aprovechar un error de bulto del portero Adrián Ortolá. El gol lo marcó Corekci, a puerta vacía, después de que se le escapara el balón al guardameta del Villarreal.

Cinco minutos después, otro gol en propia meta significó el 3-0 para Turquía. Lo marcó Sergi Gómez, tras un rechace de Ortolá, y el partido quedó visto para sentencia.

Tanto infortunio fue demasiado castigo para un equipo español que no jugó bien pero no mereció una noche tan negra. Pese a todo, está en semifinales como líder del grupo B. EFE


Deja tu Comentario