2014-06-13 22:06 Real Madrid Por: Administrador

España acaba con los siete del Barça y así le va (1-5)



Carlos Muñiz

Ante Chile no puede ser más de lo mismo. Con este juego el Barça ha naufradado durante toda la temporada. Con este juego los jugadores del Barça -hasta siete juntos hemos llegado a ver esta noche- han arrastrado a España a uno de los resultados más humillantes de su historia. Estos chicos no son de fiar y conviene mirar al banquillo y buscar ahí soluciones, que las hay.



Sergio Ramos parecía un tuercebotas haciendo su trabajo y tratando de maquillar los errores de un Piqué que pide a gritos el relevo por Albiol o por Javi Martínez. Lo de Xavi Hernández es inenarrable. Ni corre ni deja correr. Eso sí, impone el estilo, que es innegociable. Pero luego no lo lleva a la práctica en el campo. El pase del penalti y poco más ha hecho en toda la noche. Busquets se estorba con Xabi Alonso e Iniesta se contagia de la vulgaridad general, mientras Cesc no aporta absolutamente nada y Pedro, el pobre, apenas sirve para dar cuatro cabalgadas por la banda.

Este Barça es una ruina. No se puede confiar la base de la selección campeona del mundo a siete jugadores que este año lo han perdido todo. Cierto que en Sudáfrica ganaron siendo mayoría, pero tenían cuatro años menos...y estaba Puyol. El espíritu de La Roja lo imponen los jugadores del Barcelona, los mismos que se adjudican la paternidad de las victorias. Pues bien, la paternidad del fiasco de esta noche también es suyo. No se puede plantear un partido enseñando el escudo de campeón del mundo y sin correr. Holanda, que no es mejor que España a nivel individual, ha corrido más y se ha comportado mejor como un colectivo. España ni ha combinado, ni ha profundizado ni ha hecho ningún mérito.

Mientras el partido estuvo controlado, con el 0-0, con el 1-0 anotado por Xabi Alonso de penalti, e incluso con el 1-1 España parecía estar en el campo. Pero a partir del 2-1 Holanda se ha adueñado del partido y España se ha hundido. Entraron cinco como podían haber entrado ocho. Por suerte ahí estaba Casillas, que falló en un gol, pero evitó tres. Tampoco Ramos estuvo fino, pero es normal teniendo al lado a un Piqué que sólo transmite desconfianza. Para colmo, cuando estaba todo perdido, a Del Bosque le ha dado por sacar del campo a Xabi Alonso. Seguramente así lo exigía el guión culé. Y con dos barcelonistas más de refuerzo, Pedro y Cesc, los siete de la casa, España se han hundido de forma apoteósica.



El lado positivo de esta derrota es que se supone que tiene que servir para que Del Bosque acompañe mejor al trío de oro madridista (Casillas, Ramos y Alonso). Koke tiene que ocupar la plaza de Xavi ya para siempre. A Xabi hay que sacarle el estorbo de Busquets que le han puesto al lado. Y delante hay que dejarse de Fàbregas y Pedritos y apostar por la furia de siempre encarnada por Villa. Esto tiene solución. Pero ya no se puede fallar más.


Deja tu Comentario