2016-06-27 18:06 FC Barcelona Por: Administrador

España echa en falta a un Xavi e Italia la saca de la Eurocopa



Fede Peris Se consumó la tragedia de La Roja. España está fuera de la Eurocopa y cede el trono que había conquistado en 2008 y conservado en 2012 precisamente venciendo en la final a Italia por un contundente 4-0. Italia se ha tomado una cumplida vendetta con un 2-0 poniendo al descubierto las numerosas carencias de La Roja, que hoy ha acabado con un ciclo y necesita una regeneración que empieza en el banquillo. Del Bosque ha cometido la torpeza de querer jugar como si Xavi estuviera en La Roja. Y Xavi ni estaba ni se le esperaba. Iniesta no es Xavi y lo más parecido que tenía Del Bosque, Coke, no ha jugado un sólo minuto. A España la ha faltado orden en el centro del campo. Iniesta no ha impuesto su juego, Busquets se ha limitado a achicar balones y Cesc Fàbregas ha dado lo que se puede esperar: bien poco. Ante este panorama, Nolito y Morata estaban vendidos delante. Y atrás, la línea defensiva, Juanfran, Piqué, Ramos y Alba eran un manojo de nervios perdiendo la posición una y otra vez. Suerte que detrás estaba De Gea.

Tres enanitos contra tres torres

Al término del partido Iniesta ha admitido que España se ha equivocado en la primera mitad por estar demasiado pendiente de lo que hacía el rival en lugar de jugar a su aire. "Eso nos ha penalizado", ha dicho. Pero Del Bosque no lo ha visto, y luego, en la segunda parte, frente a una defensa del oficio de la italiana, La Roja se ha estrellado ante un frontón. Lógico si tenemos en cuenta que España ha acabado con Lucas Silva, Pedro y Silva luchando contra torres de metro noventa. Italia ha marcado el 1-0 en el minuto 32 al aprovechar Chielini el rechace de De Gea a un golpe franco de Eder. Al descanso se ha llegado con ese 1-0 que no hacía justicia a los dos equipos, porque Italia pudo irse a la caseta tranquilamente con un 5-0. Sólo la fortuna y De Gea lo impidieron. En la reanudación España ha sido incapaz de vertebrar desde el centro del campo un juego fluido y los balones no han llegado claros a los hombres de delante. Iniesta, el líder del equipo, se ha camuflado dentro de la mediocridad general y ha desaparecido. Y con él la inspiración de España, que ha llegado tres veces ante la puerta de Buffon, pero sin convicción, sin ideas y sin saber a lo que jugaba. Al final Piqué tuvo el empate en sus botas, España se lanzó a por el gol y lo aprovechó Italia para sorprender en el contragolpe subiendo el 2-0 al marcador. Del Bosque se ha equivocado gravemente. No se puede jugar como el Barcelona si no hay nadie capaz de desarrollar el papel de Xavi. Hoy hemos descubierto lo importante que era Xavi en este equipo. Otra vez será. Como diría el gran Camacho, vamos, vamos, que nos vamos...De vacaciones.

Deja tu Comentario