2014-06-23 19:06 Real Madrid Por: Administrador

España vence en su funeral (3-0)



Pablo Rojas

España venció (3-0) aunque no convenció ante Australia en el último partido de su Mundial de Brasil. La campeona dejó su trono con un último partido que tuvo como homenaje el adiós de David Villa, que se marchó con adiós y enfado con Del Bosque, y la incognita de qué ocurrirá con otros jugadores como Xabi Alonso, Xavi Hernández, Iker Casillas o Fernando Torres.



Hoy España fue "La Negra", una buena metáfora del partido, triste por la eliminación y el cierre de ciclo triunfal. "La Roja" se la ganó Chile en su enfrentamiento del miércoles pasado y el negro del partido ante Australia también venía a significar la muerte definitiva de nuestra gran selección. A partir de ahora toca hacer un nuevo comienzo.

El once de Del Bosque dejaba sobre el campo a cuatro jugadores irremplazables en este Mundial: Andrés Iniesta, Jordi Alba, Xabi Alonso y Sergio Ramos. Cada uno significó una cosa muy distinta en este campeonato. El primero se encargó de poner el poco buen fútbol que ha ofrecido esta selección en Brasil, el segundo ejemplificó la poca profundidad del equipo, el tercero mostró que a las viejas glorias le quedan pocas buenas noches grandes y el cuarto perdió casi toda opción de ganar un Balón de Oro que no tiene dueño todavía.

El partido lo comenzó dominando Australia. A España le costó casi 20 minutos crear algo y fue curiosamente gracias a Jordi Alba en una llegada a línea de fondo, algo que se le había reclamado en los otros partidos. Él y Villa llevaron el partido hacia la banda izquierda y ahí España tuvo sus opciones.



Antes del descanso Andrés Iniesta dejó su primer sello en el partido. El manchego filtró un pase espectacular a la espalda del lateral que cubría a Juanfrán y el del Atlético pudo llegar con tiempo y espacio a la línea de fondo para darle un pase de la muerte a Villa, quien hizo lo de siempre y anotó de tacón en lo que era su último gol con la selección.

Tras el descanso España no mejoró y Del Bosque decidió mover el banquillo y darle minutos, al fin, a Mata. Sin embargo, el seleccionador, en un feo gesto, decidió aguarle el último partido con la selección a David Villa y fue el remplazante. Un duro golpe para el asturiano que estuvo cabizbajo en el banquillo el resto de encuentro.

Poco después Andrés Iniesta sirvió otro mágico pase para Fernando Torres y el delantero batió al meta australiano con una gran definición. Sin hacer un gran juego España había conseguido hacer los goles que faltaron los días anteriores, no habían caras felices.

El partido y el Mundial lo acabó Mata, cumplidos sus primeros 20 minutos de Mundial aprovechó un pase bombeado de Cesc y dentro del área chica anotó por bajo de las piernas del portero australiano. El resultado fue más amplio que lo visto en el partido y cierra un ciclo triunfal con una minivictoria tras caer derrotado de mala manera ante Holanda y Chile. Ha llegado la hora de repensarse.


Deja tu Comentario