2012-10-04 17:10 Real Madrid Por: Administrador

¿Está Kaká para jugar el Clásico?



Aquellos que sigan sin confiar en él dirán que el de ayer sólo fue un partido; Que esta película ya la han visto otras veces, que Kaká ya jugó bien en determinados momentos de la temporada pasada y luego no dio la talla. Pero precisamente porque estamos hablando de Kaká, de un jugador que llegó a ser Balón de Oro, de un futbolista que un día fue superlativo al nivel de lo que hoy son Cristiano o Messi (al nivel competitivo y de jugador de talla mundial, entiéndanme), es por lo que cada vez que se atisba una posibilidad de recuperarle para la causa los medios le dan bola y especulan con su vuelta al máximo nivel. Realmente sería una fabulosa noticia para el fútbol ver otra vez al mejor Kaká.

Otros, los más creyentes, los que tienen fe en él, habrán visto el choque de ayer con ilusión y esperanza. Porque si Kaká jugase a partir de ahora como lo hizo frente al Ajax, el Madrid tendría un bendito problema con él, Modric y Özil. El brasileño ha perdido su punta de velocidad, esa zancada tan característica que le veíamos en el Milan, pero conserva toda su calidad. Tuvo movilidad, cayó a las bandas, ofreció soluciones entre líneas y filtró pases de gol a Cristiano y Benzema. Suyo fue el que luego el galo convirtió en obra de arte con su chilena en el segundo tiempo, así como un centro que CR7 mandó arriba por poco en la primera parte. Y aún dio algún pase más que pudo ser gol.



Pero además, el Kaká de ayer corrió y se esforzó. Corrió no como un pollo sin cabeza, sino con inteligencia. Apretó en la presión como el chaval de 18 años que quiere ganarse un puesto, luchó para que Europa viese que aún le quedan fuerzas y en algunas jugadas hasta cortó balones en defensa. Ese esfuerzo característico que ha trasladado de los entrenamientos al pasto gustará y mucho a Mourinho, que también está cumpliendo con lo que dice: Le tiene en mente.

Ahora queda saber hasta dónde llegará este nuevo momento de redención para Kaká. Lo cierto es que el brasileño lo sigue teniendo complicado. Lo malo para él es que ha sido tan bueno y ha decepcionado tanto que el aficionado madridista le juzga con un listón que no permite ni un sólo rato de desconexión. Si quiere volver a ser el de antes y volver a ser importante tendrá que firmar 20 partidos seguidos como el de ayer, y eso es algo que no muestra desde hace al menos cinco años. Y tendría que firmar alguno como el de ayer ante adversarios de más empaque, véase el Barça. Con Özil y Modric parece complicado que el brasileño sea de la partida titular en el Clásico, pero al menos se ha ganado el derecho a que le consideremos, a que le dediquemos unas líneas teniéndole en cuenta.

Desde luego, si se le mide por la última semana y media, Kaká merece, al menos, tener minutos en el Camp Nou. Si se realiza un análisis más exhaustivo y genera no, probablemente. Ahora sólo queda esperar y volver a decidir si subirse al carro de los creyentes o en el de los desencantados con él. Ustedes deciden.



 

 
//

Deja tu Comentario