2012-04-26 19:04 FC Barcelona Por: Administrador

Esto es un arbitraje de vergüenza, de los que le gustan a Mourinho



Así se escribe la historia del Real Madrid. Si un jugador cae al suelo y el balón le da en el brazo que le sirve de punto de apoyo, manos claras. Si el rival, en este caso el Bayern, lanza una falta y Pepe desvía dentro del área su trayectoria, es una mano involuntaria y no merece ser castigada. Ni ayer, ni en Getafe, ni en Sevilla ni en Mallorca, ni...

A Mourinho le dan vergüenza los triunfos de los demás, pero no se avergüenza de que su Real Madrid necesita de la ayudita de sus amigos los árbitros incluso para perder. No dice nada de cómo ha engrosado su palmarés, a base de robos y escándalos arbitrales. Y no dice nada, porque él sólo tiene en la cabeza el Barça.



Lo de anoche en el Bernabéu fue escandaloso. Un capítulo más a añadir a la leyenda negra que acompaña a este personaje siniestro que ha empezado a perder la costumbre de conjugar el verbo ganar. Un título al año parece poco para compararse a alguien como Guardiola, capaz de conseguir hasta seis títulos en la misma temporada.

Así se consumó el atraco al Bayern

-El árbitro pita penalti por mano de un defensor del Bayern que se limitaba a apoyar el brazo en el suelo. Es evidente que el balón va a la mano y no la mano al balón, pero el árbitro estaba muy interesado en pitar ese penalti y el jugador del Bayern vio tarjeta amarilla por la acción.



-Un minuto después Benzemá toca un balón intencionadamente con la mano dentro del área alemana. El árbitro lo ve, pita falta, pero no le enseña la tarjeta reglamentaria. El doble rasero de los equipos de Mourinho y los demás.

-El 2-0 del Real Madrid llega precedido de unfuera de juego clamorosoi de Cristiano Ronaldo. El árbitro, lógicamente, no lo ve.

-Se produce unl penalti de Pepe sobre Mario Gómez de libro. Aún así, Pepe, fiel a su concepto de la deportividad, lo protesta airadamente, pero el árbitro se lo consiente, Es un jugador del Real Madrid y puede protestar todo lo que quiera. Pero a Robben que ni se le ocurra, por eso le sacó la amarilla, por protestar una entrada criminal de Marcelo que ni siquiera fue sancionada con falta.

-Arbeloa agrede a Boateng, pero no pasa nada, Ni tarjeta amarilla. ¡Podemos!

-Di Maria ofrece lo mejor de su repertorio teatrero. Penosa y vergonzosa imagen. Este futbolista engaña-árbitros parece no haberse enterado de que en el campo hay 20 cámaras que lo registran todo, incluido su cuento desde todos los ángulos. ¡Qué vergüenza! ¡El gran simulador!

-En el minuto 34 se produce un clamoroso derribo de Xabi Alonso a Mario Gómez dentro del área. Lo vio todo el mundo menos el árbitro.

-Otro espectacular error del árbitro. Lanza una falta directa Robben y Pepe la desvía con la mano. Está visto que las manos sólo existen en el área contraria del Real Madrid, nunca en la suya.

-En la segunda parte Arbeloa no ve la amarilla hasta el minuto 58, cuando ya debería haber sido expulsado. Y la ve por una acción sobre Ribery que fue merecedora de roja.

-Todas la entradas del Bayern son protestadas como falta y señalizadas como tales. El árbitro parece muy comprometido por la causa.

-Mourinho pide con gestos tarjeta amarilla a Alava por una entrada a Özil en la que ni le llega a tocar. La cuestión es protestar.

-Ribery entra a Pepe y éste se tira por el suelo haciendo teatro. Su despiste es tal que no sabe de dónde quejarse y lo hace del cuello cuando el contacto se produce en la pantorrilla. Este hombre no está bien.

-En el minuto 89 Robben ve la tarjeta amarilla por protestar una entrada de Marcelo que mereció por sí misma tarjeta. En este partido sólo podían protestar los jugadores del Real Madrid.

-Entrada de Pepe a Rbery con el pie a la altura de la cintura del rival y el árbitro no pita ni falta.

-Cristiano lanza una patada al aire que coge a Gustavo, pero no ve la correspondiente tarjeta. Vestir de blanco concede inmunidad.

-Cristiano marca un gol en fuera de juego segundos después de que silbara el árbitro y no ve la correspondiente tarjeta que le correspondía.

 Ni así. Ni gozando del favor de la UEFA con un árbitro predispuesto a sumarse a la causa blanca, consigue el Real Madrid acercarse a La Décima. Lo mejor de esta Champions para el Madrid es que no la ganará el Barça. Así celebra el madridismo sus éxitos en la Era Mou.


Deja tu Comentario