2012-07-04 12:07 FC Barcelona Por: Administrador

Eto´o, la niña de los ojos del presidente (I)



Samuel Eto´o fue uno de los símbolos del laportismo. Tras la llegada al club de Ronaldinho de la mano de Sandro Rosell, Laporta necesitaba un contrapeso, su propio crack para demostrar que el Barça también sabía fichar sin necesidad de recurrir al oficio del vicepresidente deportivo. La de Eto´o fue una contratación cara y recibida con lógico recelo porque su trayectoria anterior había estado marcada por continuas polémicas. De hecho, un par de meses antes de fichar por el Barcelona había mantenido una refriega pública con Luis Fernández, entrenador del Espanyol: "A mí me pagan para ganar y al que no le guste que le den por el culo", le dijo públicamente. Y aprovechó el momento para amenazar al Espanyol: "Si siguen provocándome y abro la boca mucha gente del Espanyol no va a querer salir de su casa y se morirá de vergüenza". Antes había recibido una severa sanción del Comité de Competición por una agresión a Motta enfrentándose al Barça. Eso fue después de haber sido castigado con otros cuatro partidos por propinarle un cabezazo al valencianista Angulo. En su año de cesión en el Espanyol llegó a negarse a entrenar al no entrar en los planes de Brindisi. Y en el Mallorca Luis Aragonés tuvo que cogerle por el cuello y zarandearle en el mismo banquillo para solucionar las diferencias surgidas por una sustitución que el jugador no entendió. En el equipo balear se le abrieron varios expedientes disciplinarios. A un cuarto árbitro le envió a la mierda y le cayeron cuatro partidos más. Luego dijo que “los del Comité de Competición son unos sinvergüenzas”y fue sancionado con otros cinco partidos. Y un año antes de fichar por el Barça abandonaba el entrenamiento de su equipo en el stage de Birmingham enfrentado a su entrenador, Jaime Pacheco. Las previsiones sobre los conflictos que pudiera llegar a plantear en el futuro se cumplieron plenamente. Eto´o no engañó a nadie.

Un mal ejemplo de profesionalidad
Por otra parte, al ser su ficha propiedad del Real Mallorca y del Real Madrid al 50%, había que asumir que la mitad de la operación, 12 millones, iría a parar a las arcas del Madrid de Florentino Pérez. Fue un fichaje largo y laborioso que pudo haberse truncado de no ser por los buenos oficios de Javier Faus, que dimitíría poco después disconforme con el estilo de Laporta.
La polémica, como era previsible, acompañó a Eto´o en el Barça desde el primer día, cuando doce directivos asistieron a su presentación en plan hooligan. De hecho ya mostró su talante mientras se desarrollaban las negociaciones entre Barça y Mallorca por su fichaje. Independientemente del resultado final del proceso, él, con contrato en vigor con el club balear, ya había decidido que no seguiría en la isla y ni se dignó a entrenarse con sus compañeros para mantener la forma. A diez de agosto de 2004 permanecía esperando acontecimientos sin aparecer por el stage mallorquín, club que en ese momento le pagaba. ¿Y si no se llega a cerrar la operación? ¿Era eso un ejemplo de la profesionalidad de la que siempre ha presumido?

Llegó “perdiendo dinero”
Como casi todos los fichajes del laportismo, Eto´o también llegó al Camp Nou "perdiendo dinero" y guiado por su compromiso con el proyecto del presidente.
El 3 de agosto de 2004 Joan Laporta manifestaba en Sport que “no pagaremos más de 21 millones por Eto´o”. Al final fueron 24 millones. El 10 de agosto Sport explicaba que “Eto´o le regala su 15% del traspaso al Barcelona. El Barça se ahorrará el pago de 3 millones de euros. El delantero sorprendió con un gesto que lo enaltece. Había asegurado que si era necesario estaba dispuesto a ir al Barça aún perdiendo dinero". Unos meses después se encargaría de reclamar a Laporta ese dinero al que había renunciado atendiendo a determinadas promesas que le había hecho el presidente. Aunque el aparato propagandístico lo publicitara así, lo cierto es que aquí nadie regalaba nada. Y menos Eto´o, que demostró su obsesivo interés por el dinero tanto en su llegada como en su estancia y marcha del FC Barcelona. De hecho, se fue al Inter reclamando al Barça por vía judicial tres millones de euros, curiosamente la misma cifra a la que según Sport renunció en el momento de su fichaje. Curiosamente una cifra similar a la que la fiscalía le reclama ahora por fraude a Hacienda con una querella.
Decía el 5 de febrero de 2005 en La Vanguardia: “Yo podría haber cobrado mucho más que aquí, pero he luchado mucho por estar en el Barça. A veces el fútbol se mueve por dinero, pero para mí esta cuestión no es la más importante”. Y como no era importante, al término de su primera temporada le faltó tiempo para exigir lo que, según decía él, le ofrecían por ahí. Y lo consiguió. Eto´o sabía que estaba llamado a ser el Ronaldinho de Laporta. Así se entiende que dijera: “No puedo fallar al Barça ni a Laporta”. De hecho, él se consideraba un futbolista de Laporta más que del Barça.
El 26 de mayo de 2005, poco después de ganar la primera liga del laportismo, le recordaba a su presidente que “he cumplido con lo que prometí. Ahora le toca a él. Me merezco un premio”. Una cosa era perder dinero para vestir de azulgrana y otra hacer el bobo, así que tardó poco en reclamar lo que le habían prometido. Ni más ni menos. Y advertía en ese tono amenazador que tanto va con su personalidad: “Cuando llegué al Barcelona ya dije a quien correspondía que yo primero jugaría y que después ya veríamos en qué casilla me tenían que poner. Yo he cumplido con mi parte. A ver en qué casilla me ponen”



Acallar bocas
El 14 de junio Mesalles, su representante, amenazaba en El Crack: “Si el Barça no quiere a Eto´o, se irá (…) Es verdad que hay ofertas, pero estamos muy bien en el Barça y no tenemos ningún interés por cambiar. Pero tenemos que hablar porque eso es en lo que se quedó”.  Parecía que en lo que se quedó era que Eto´o venía al Barça perdiendo dinero. Pero, por lo visto, no fue así. “Las pretensiones del jugador no fueron del todo satisfechas y hubo un pseudocompromiso-promesa de que pasada esta campaña se revisaría”, añadía el representante en El Periódico.
Y Eto´o, peleado con medio mundo, aseguraba: “Con mi temporada he conseguido acallar muchas bocas y he cumplido bien con lo que prometí (…) He sido una gran inversión (…) Había gente que hablaba mal de mí. Tenía poca credibilidad para ellos, pero ahora se tendrán que tragar lo que dijeron. Que si Samuel no leía los pases de Ronaldinho, que si no iba bien de cabeza... Pues el gol que nos dio la Liga fue de cabeza (…) Tengo un buen contrato de tres años más, pero los años pasan rápido. Cuando fiché por el Barça yo ya le dije a Laporta lo que pensaba, y ahora ellos saben lo que han de hacer”.
Muy pronto sacó a relucir ese ego que no le dejaba vivir: “Desde que estoy aquí, dime un jugador que haya hecho mas goles que yo”. Un año más tarde, en El País, volvía a dejar al descubierto su espíritu revanchista: “He tapado la boca a muchos porque decían que no sería capaz de igualar los registros de mi primera temporada”. La de tapar bocas fue una constante obsesiva en su trayectoria blaugrana. Y al final Guardiola se vio obligado a despedirle para abrirle la puerta del gol a un futbolista, Leo Messi, que podía marcar muchos, muchísimos goles más que él.

Mourinho , “impresentable”
El 9 de marzo de 2005 el Barça era derrotado por el Chelsea en Stamford Bridge y Eto´o salía de allí echando pestes: “Un guardia me ha llamado mono de mierda, pero no me extraña teniendo el técnico tan impresentable que tienen”. Se refería a Jose Mourinho. “Sería horroroso que el Chelsea ganara la Champions”, sostenía en La Vanguardia. “Si ganan es como para irnos del fútbol (…) Sería el final del fútbol, una cosa de locos”.
El Chelsea, en nota oficial, tildó de mentiroso a Eto´o. Y éste, apenas unos meses más tarde, ya estaba utilizando sin ningún rubor al Chelsea y al “impresentable” Mourinho para obtener mejoras salariales. El Periódico expandía la noticia de que el Chelsea ofrecía 50 millones por Eto´o. Y dos días después Mundo Deportivo titulaba: “Eto´o reconoce ofertas inglesas”: “Aún soy joven y me quedan muchos años de fútbol por delante. Pero, quién sabe, quizá de aquí a un año piense de manera diferente”. Una amenaza en toda regla. Luego, cuando el club le invitó a marchar, pocas novias le salieron. Sólo le fue a buscar el Inter como moneda de cambio de Ibrahimovic en una operación redonda para ellos. El 13 de junio de 2005, en El Periódico, Ferran Soriano reconocía que ningún club había hecho llegar al Barça una oferta por Eto´o. Sin embargo, el futbolista se salió con la suya y logró la ficha que Laporta le prometió antes de fichar, lo que hizo posible que acabara vistiendo de blaugrana. Pero no se olvidó del Chelsea ni del “impresentable” Mourinho. El 24 de febrero de 2006 Sport recogía nuevos coqueteos de Eto´o con el técnico portugués: “¿Si me gustaría que algún día Mourinho fuera mi entrenador? No tendría ningún problema". La palabra del delantero camerunés perdía consistencia. Nueve meses antes había declarado a Sky Sports: “Nunca jugaré en un equipo de Mourinho. Rijkaard es mucho mejor técnico que él”. Poco después el propio Laporta desmentiría nuevamente cualquier interés del Chelsea por él. Pero unos años más tarde, qué cosas tiene la vida, Eto´o acabaría jugando a las órdenes del “impresentable” Mourinho... obligado por el Barça.

Coches y accidentes
Lamentablemente Eto´o fue noticia también por su amplia flota de ostentosos y carísimos coches y por tres accidentes que tuvo con ellos, dos en su época de jugador del Mallorca. En el primero se estrelló contra un muro cuando iba al campo de entrenamiento de Son Bibiloni. El segundo fue en diciembre de 2000, al chocar contra una ambulancia. En el tercero destrozó el vehículo de otra persona y su conductor, que le denunció, tuvo que llevar collarín por un tiempo, por lo que percibió 4.000 euros de indemnización.



Madrid, cabrón”
El 15 de mayo de 2005, ante 100.000 personas en el Camp Nou celebrando el alirón blaugrana de la liga y con un buen número de micrófonos ante él, Eto´o soltó un meditado: “Madrid cabrón, saluda al campeón” dirigido al club que le rescató de la miseria y le dio de comer durante muchos años. Ya había avisado de que tenía preparada una sorpresa en las celebraciones del “más que un club”, el club de UNICEF, el club “solidario” que juega para “mejorar el mundo”,  el club del buen rollo y los valores. Por supuesto, la travesura no mereció castigo alguno de la directiva y sí de estamentos superiores. Así se justificaba el jugador: “Tal vez mi cántico incitara a la violencia, pero también incita el grito del mono y es de reír que pongan a un club una multa de 300 euros”. Y aún se sorprendía de que le recibieran con ganas en muchos campos de España. Eto´o se comportaba así a pesar de que a veces daba la sensación de tener las ideas claras, como el 20 de agosto de 2006, cuando manifestaba a El Periódico: “En la vida si tú no respetas, no te respetan”. Efectivamente. Poco después, la tarea evangelizadora del club en el mundo obtenía respuesta en la gira asiática. Una pancarta saludaba al equipo en Tokio: “Madrid cabrón, saluda al campeón”. Eto´o fue sancionado por el Comité de Competición con 12.000 euros (nadie explicó nunca quién pagó) por "hechos muy graves" que suponen "incitación a la violencia", añadiendo que "la celebración de un título aumenta la eventual repercusión que pueda tener como semilla de futura violencia".

Celos de Ronaldinho
Xavi sería Balón de Oro si fuera brasileño o argentino” dijo poco después de que Ronaldinho recibiera el Balón de Oro. Luego sostendría que “de haberme llamado Etodinho sería 100 veces más reconocido”. Eto´o tuvo que matizar después sus palabras: "No iba por Ronaldinho", aclaró, "me refería a que un jugador brasileño, por cuestiones de mercado, suele costar más que un africano, lo que pasa es que a veces quieren que te pelees con tus compañeros, pero yo no busqué ninguna polémica". El tiempo demostraría que Eto´o no necesitaba de nadie que le buscara las cosquillas para pelearse con sus compañeros.

Egocentrismo
En una entrevista concedida al programa El Larguero el 24 de abril de 2007, Samuel mostraba su carácter bipolar denunciando que “Ronaldinho y yo nos debemos al Barça y queremos el bien del Barça... No entiendo por qué hay gente que quiere enfrentarnos”. Es decir, que el problema era de esa gente y no suyo. Pero el problema no era sólo Ronaldinho. El 27 de abril de 2006  manifestaba a La Vanguardia: “Si está Henry o no en la final de París, me la suda”.

Incidente en el vestuario y San Sebastián
Estaba obsesionado con el pichichi. Samuel no fue el máximo goleador de la liga en su primer año de blaugrana. Tuvo el premio a su alcance, pero lo perdió en última instancia cuando el Villarreal visitó el Camp Nou y Forlán anotó tres goles. Barça y Villarreal empataron a tres y Eto´o se dedicó más a buscar sus goles que a jugar para el equipo. En diversos mentideros futbolísticos se aseguró que el jugador camerunés protagonizó un agrio incidente en el vestuario cuando recriminó a sus defensas las facilidades ofrecidas a su rival en la lucha por el pichichi. Y las mismas fuentes aseguran que un compañero de mucho peso en el vestuario le cogió por el cuello y le paró los pies explicándole claramente las reglas de juego en ese espacio sagrado. En ese mismo partido ante el Villarreal Eto´o abroncó en el campo a Giuly por haber logrado un gol en lugar de pasarle la pelota.
Así lo explicaba Mundo Deportivo el 1 de junio de 2005. “Al finalizar el encuentro entre el Barcelona y el Villarreal Eto'o se las tuvo con sus compañeros en el vestuario. El delantero camerunés, ansioso por marcar goles para conseguir el trofeo Pichichi, les recriminó algunas acciones que no le ayudaron a cumplir con su objetivo. El camerunés llegó a encararse con Oleguer, a quien le reprochó que pudo hacer algo más en alguno de los goles de Forlán, quien finalmente consiguió el cetro de máximo artillero de la Liga. Rápidamente, el capitán, Carles Puyol, intercedió para defender a Oleguer y la discusión empezó a subir de tono. Acabado el incidente, Eto'o reconoció públicamente que se equivocó en la manera de jugar aquel partido”. 
El Barça ya era campeón y todavía restaba una jornada para acabar la liga. Eto´o aún podía recuperar el tiempo perdido y ganar el pichichi en el último encuentro en Anoeta. Sin embargo, Rijkaard le castigó. A San Sebastián no viajaron ni Ronaldinho, ni Deco ni Xavi, los que deberían buscarle para crear las situaciones de gol que podían darle el pichichi. Esta circunstancia también marcó el futuro de su trayectoria en el equipo.

Con Laporta, en Camerún
El 16 de junio de 2005 El Crack 10 explicaba en su portada: “En campo contrario”. “¡Insolito! Laporta renegociará el contrato de Eto´o en Camerún (…) Aprovechará el viaje institucional para cerrar el acuerdo (…) El club dispone de unas oficinas que remodeló Laporta, que es donde debe decidirse a qué se dedica el dinero de los socios. No en Camerún. A Camerún se puede ir de vacaciones, a  inaugurar una peña, a realizar actividades humanitarias, a ver fauna salvaje…pero nunca a cerrar un acuerdo con un futbolista que ya es del Barça”. El presidente se hizo acompañar por su amigo Xavier Sala i Martín, el presidente de la comisión económica nombrado a dedo. Seguramente para hacer gasto.

Más dinero: 4.6 millones al año
Leído en Sport el 19 de junio de 2005: “2.000 personas vitorearon a Laporta a su llegada a Yaoundé”. Un Laporta eufórico tenía que ser a la fuerza generoso con Eto´o en ese ambiente de gloria celestial: “Con la mejora a Eto´o se ha hecho justicia. En su día vino haciendo un esfuerzo económico porque había clubs que le ofrecían más y por eso le prometimos que si había rendimiento le daríamos lo que se merecía”.  Impartida la justicia, Eto´o dejaba, pues, de perder dinero por jugar en el Barça... tal y como estaba previsto.
Una vez aumentada su cuenta corriente, el jugador se hacía el sorprendido y decía el 20 de junio en La Vanguardia: “Hubiera seguido hasta el 2015”. Y el diario añadía: “El camerunés reveló que el Chelsea le había hecho llegar una oferta, extremo que no reconocieron ni su representante ni Laporta”. “Sí, claro que tenía una oferta, pero yo siempre he tenido claro que quería quedarme. Lo más importante no es el dinero y mi señora se habría puesto las manos a la cabeza: de hacer las maletas e irnos a una ciudad como Londres, nada de nada”. Seguramente por eso está ahora en Londres, porque el dinero no es importante para él. Lo importante era que Laporta cumpliera con lo pactado. ¿Y si lo pactado no era dinero, qué era? Sostenía El Periódico que “el goleador dijo haber rechazado una oferta del Chelsea y lamentó que los aficionados puedan llamarle “pesetero”. “Lo primero es la felicidad y ante tanto dinero no es tan importante un millón más o menos”. Eso pudo constatarse cuando negoció con el Inter los detalles de su multimillonario contrato. Entonces quedó claro que no le daba igual cobrar 11 que 12 millones.  Laporta, entre tanto, no ocultaba su admiración por “la niña de sus ojos”: “Con Eto´o hay alguna cosa más que una relación profesional, no le miro solamente por los goles que hace”. Igual le miraba por esos valores humanos que le llevaban a gritar: “Madrid, cabrón, saluda al campeón” o a llamarle “mala persona” al entrenador o.... Años después Guardiola se dejaría de tonterías y se lo sacaría de encima por una simple cuestión de “feeling”.
El País ponía más luz al tema el 21 de junio: “Eto´o ampliará su contrato hasta el 2010 y doblará su ficha”. “Pasará a cobrar 4,6 millones de euros brutos”.

Eto´o contra todos
En El Periódico se quejaba de la prensa de su país: “Aquí la gente, en lugar de ayudarme en la lucha contra todos los europeos por ser el número uno no me acompaña”. O le conocían muy bien en Camerún o no estaban por la labor de involucrarse en luchas absurdas “contra todos los europeos” -¿no era eso racismo?- para alimentar su desarrollado ego. Y Eto´o, indignado, claro. Qué falta de respeto de los periodistas de su país. No querían ayudarle en su guerra contra el infiel. ¡Qué se habrán creído! Quizá por eso en mayo de 2008 el solidario Eto´o agredió a un periodista camerunés porque no le gustaba lo que publicaba sobre él.

El presidente come carne de mono
Desvelaba Mundo Deportivo que Laporta probó la carne de mono en Camerún. Un capítulo más en su amplia trayectoria gastronómica como presidente del club. José Luis Carazo ampliaba en Sport que compartió mesa con su amigo Xavier Sala i Martín y con el príncipe de los bamoun y perfecto anfitrión, Seidou Njoya. Sí, sí, los mejores años de su vida y de la de sus amigos.

MAÑANA, PRÓXIMO CAPÍTULO

Eto´o, la niña de los ojos del presidente (II)

Fiesta hasta las seis de la mañana / Eliminación polémica del Mundial  / Amigo Echevarría / ”Qué passa, neng?” / Salivazo a Expósito y polémica con Clemente / Vida desordenada / Viajes y más viajes / Bolo en Israel / Se salta entrenamientos con permiso del club / Un detalle feo / Racismo / Defiende su honor / Se borra de un partido / Una semana más de vacaciones en 2006 /

VER CAPÍTULOS ANTERIORES

 


Deja tu Comentario