2012-07-05 13:07 FC Barcelona Por: Administrador

Eto´o, la niña de los ojos del presidente (IV)



El “Todopoderoso”
El 15 de enero de 2007 Eto´o convocó a los periodistas en el Camp Nou, después de pisar su césped por primera vez en pleno proceso de recuperación. En la sala de prensa estaba presente el dimitido Alejandro Echevarría, de quien Laporta diría unos meses después que no era nadie para moverse con libertad por las instalaciones del club. Ese día Eto´o le agradeció su amistad y le bautizó con el apelativo de “todopoderoso”.
En su editorial, infoesports.com lamentaba la actitud de Eto´o por no permitir que ningún fotógrafo ni cámara de televisión (ni siquiera de los medios del club) transmitiera a los socios la imagen de su vuelta a la actividad tras su lesión y le censuraba que “dio una rueda de prensa en las instalaciones del Camp Nou y aquello parecía 'can pixa'. En los últimos tiempos, cualquiera que hace una rueda de prensa en el Camp Nou puede llevar a todos los amiguitos y / o conocidos que quiera. Eto'o no fue una excepción. No pudimos grabar ninguna imagen del entrenamiento del camerunés, pero luego nos tuvimos que tragar la presencia de Alejandro Echevarría, entre otros, en la sala de prensa. Nos parece muy bien que el cuñado del presidente, ex directivo de la entidad, y con unas filias políticas que dan miedo, sea uno de los mejores amigos de Eto'o y que la haya ayudado mucho en su recuperación. Pero el lugar de Echevarría, en una rueda de prensa oficial de un futbolista del Barça, no es la sala de prensa del Camp Nou. No pinta nada allí. Pero estaba. Y se lo consintieron. Los primeros de todos, nosotros, los periodistas, que no pedimos su salida de la sala de prensa, que era lo que tocaba. Quizá por eso Eto'o lo definió como el "todopoderoso".
Y volvía con fuerza. En esa rueda de prensa ya se encargó de recordar al mundo quién era él: “Sé lo que soy en el Barça y sé lo que valgo. Si alguien duda de mí es su problema. No tengo que demostrar nada a nadie. Mis números están ahí”. Soberbia en estado puro. Lo más parecido a la peor cara de Cristiano Ronaldo que se recuerda en el Camp Nou.

Aprovechar el tiempo
Tres días después La Vanguardia desvelaba que el futbolista camerunés no perdía el tiempo ni lesionado: “Eto´o crea su propia empresa para comercializar productos de marroquinería, moda y artículos de lujo con su nombre”. Y explicaba con imágenes el 15 de enero de 2007 el ajetreo con el que vivió su recuperación: "Eto´o apoyó a los Special Olympics en Lloret.  Acudió al Camp Nou en un acto de la FIFA Fifpro. Recogió el Trofeo Pichichi en Madrid con su amigo Jorge Lorenzo tras ganar el Mundial. Presentó un libro de fotografías de Camerún. Recogió el premio al mejor jugador africano en Argelia. Fue la estrella invitada del programa de Julia Otero "No em ratllis". En Mallorca apadrinó los Jocs Esportius Escolars. Respondió a las preguntas de los niños en un acto de su patrocinador. Fue a Arabia Saudí con Emili Ricart…”. Así se cuidaba Eto´o.

La reaparición
Y llegó al fin el esperado momento de la reaparición. Pese a los buenos augurios de su aparato propagandístico, pese a sus sesiones triples de trabajo diario, pese a su gran esfuerzo, la reaparición se produjo en febrero, como estaba previsto desde el principio. Es decir, el concienzudo trabajo no dio resultado y no se adelantó el plazo del retorno. Jugó sus primeros minutos en Pamplona. El interesado admitió que “pasara lo que pasara iba a jugar ante Osasuna. Entre el mister y yo acordamos el momento de salir”. Y es que con Rijkaard uno podía atreverse incluso a fijar el momento de su reaparición. Al término del partido Eto'o confesaba que no estaba aún “para jugar 90 minutos. Hay que coger ritmo poco a poco. No me puedo meter presión. Jugando y dependiendo de la necesidad del equipo uno se va metiendo”, decía.
La feliz noticia bien merecía una entrevista en Sport. Javier Miguel le preguntaba el 9 de febrero:
-¿Ha sufrido durante su lesión más de lo que la gente se cree?
-Sólo unos pocos saben lo mucho que he sufrido para poder llegar hasta aquí.
-Pues algunos le han criticado porque ha viajado demasiado para ir a algunos ‘bolos’ durante su recuperación...
-¿Ah sí? Y por eso me he recuperado un mes antes de lo previsto. El problema es que a esos que hablan nunca hay nadie que les recuerde después sus palabras. La gente se empeña en hablar para hacer daño. Es algo que no podemos cambiar.
Curioso. Sus amigos mediáticos habían aireado que había sufrido y trabajado tanto que en lugar de febrero reaparecería en enero. Ahora resultaba que febrero era un mes antes de lo previsto. La memoria nunca fue su punto fuerte.  “El problema es que nadie le recordaba luego a Eto´o sus palabras”. Y en el terreno de “hablar para hacer daño”, nadie como él. Y a las pruebas me remito. Continúa la entrevista:
-Ya puestos, otros aseguran que su relación con la mayoría de jugadores es más bien mínima...
-¡Mentiras y más mentiras! Apreté mucho para ir a Pamplona para estar con mis compañeros, ayudarles en cualquier cosa, animarles en todo. Lo fácil hubiera sido esperar al Racing, pero quise estar con mi otra familia. Me llevo fenomenal con todos. Es evidente que con algunos tengo más relación, pero somos un grupo unido.

Insisto. El problema es que nadie le recordaba luego a Eto´o sus palabras. Apenas unas pocas semanas después manifestaría en Marca que su mejor amigo en el vestuario era el utillero. Y eso no lo dijo alguien que quería hacer daño. ¿O sí?



El jaleo de su vuelta
El 11 de febrero de 2007 la agencia EFE emitía el siguiente comunicado: “El camerunés Samuel Eto'o se negó a jugar cuando se le comunicó que saltase al campo en el partido entre su equipo, el Barcelona, y el Racing, según explicó el técnico Frank Rijkaard al término del encuentro.
Rijkaard detalló que
"Eto'o no quería entrar" y confirmó que quería alinearlo en la segunda mitad, después de que en la pasada jornada de Liga disfrutase de sus primeros minutos de juego tras una larga lesión.
El holandés detalló que su ayudante Eusebio Sacristán fue quien le comunicó al camerunés que se preparase y que éste se negó a saltar al campo.
Frank Rijkaard, pese a su pose hierática habitual, estaba molesto por la actitud de Samuel Eto'o y admitió que,
"personalmente", consideraba "una lástima" que el delantero se quedase en el banquillo, "porque cada minuto puede ser importante".
Ronaldinho aportó su versión sobre el conflicto: “Todo depende de cada jugador y de cada momento, pero siempre hay que pensar y ver qué es lo mejor para el grupo”. Mundo Deportivo justificaba esa frase como “Toque de atención de Ronnie a Eto'o”. Suficiente para encabritar todavía más al camerunés, que dos días después acabaría disparando contra todo lo que se moviera su alrededor.
Pero antes, el presidente, a quien la movida le pilló en Málaga, quiso desdramatizar: “Samuel necesita partidos y goles para ser feliz. Lo que ahora necesita es que estemos a su lado”, dijo para desespero de un Rijkaard que, lejos de ser respaldado, quedaba desautorizado por su presidente ante el jugador y todo el vestuario.
Infoesports.com lamentaba que “Eto'o estropea un glorioso fin de semana (...) En el caso de Eto'o, la entrada en el césped también forma parte de su recuperación como futbolista después de cuatro meses sin hacerlo por la operación al rodilla. Pero Eto'o no lo entiende así. Será necesario que se lo explique a su amigo Alejandro Echevarría”. Sorprendía que, siendo tutelado y aconsejado por el cuñado del presidente, Eto´o fuera capaz de protagonizar atentados como éste contra la armonía y la convivencia del vestuario.
El editorial de Infoesports no se mordía la lengua: “Eto'o... iYa estamos otra vez! (...) El Barça gana, juega bien, Ronaldinho vuelve a demostrar que es, de largo, el jugador más importante de la plantilla. Messi sale al campo y hace lo que se esperaba, y llega Eto'o y. .. finalmente hace lo que algunos también ya esperábamos: la gran fanfarronada. Finalmente tenemos caso Eto'o. Por motivos que se desconocen, pero se intuyen de lejos, el jugador se negó a salir al campo cuando su entrenador se lo mandó. Y, o mucho me equivoco, o la causa de la negativa no puede ser otra que la arrogancia y la vanidad del camerunés. Ésta ha podido más que el sentido del deber. En los últimos meses el Barça, sin Eto'o en sus filas, ha mantenido el liderato. Con penas y esfuerzos, es verdad, pero lo ha hecho. Y quizá el jugador africano no le ha gustado tanto como parecía".

Se borra otra vez
En ese partido, el que tenía que ser “su” partido porque volvía ante su público, Ronaldinho logró enardecer a los espectadores con su juego y acaparó todo el protagonismo hasta que Messi, que empezó a calentar en el minuto 49 (Eto´o lo hizo en el 73 y hubiera saltado al césped en el minuto 84 de haberse comportado como un profesional), arrancó del público una gran ovación. También él volvía ante su afición tras una larga lesión y Eto´o sintió que su protagonismo quedaba en un segundo plano. Para acabarlo de arreglar, esa tarde el equipo de baloncesto se había proclamado campeón de Copa. Eto´o se encontraba sin espacio en la fiesta. Hasta que concluyó que esa no era su fiesta y decidió borrarse… otra vez.

Laporta opta por la autocomplacencia
Explicaba Sport: “El rostro de Samuel durante el calentamiento, más serio de lo normal, ya reflejaba que algo no funcionaba. Cuando el delegado Carles Naval le ha dicho a Roca que llamara a Eto’o para sustituirle, el camerunés se dirigió caminando hacia el banquillo y optó por sentarse en la segunda fila ante la estupefacción de los técnicos. Eusebio fue el que quiso saber qué le pasaba y le pidió explicaciones, pero Samuel no estaba por la labor”. Por supuesto, Eto´o no atendió a los medios de comunicación catalanes que intentaban ofrecer su versión de los hechos a los socios del Barça. Y se marchó del Camp Nou sin dar una sola explicación. Se las reservaba todas en exclusiva para su “hermano” José Ramón de la Morena. Esa noche, por supuesto, recibió la llamada desde Madrid y no dudó en contestar.
Sport destacaba también el 12 de febrero de 2007 la comprensión de Laporta hacia el jugador. “No sé exactamente qué pasó pero ante la tensión de un partido de fútbol se ha de ‘destensionar’. Eto’o ha sufrido durante cuatro meses y necesita jugar y hacer goles para ser feliz. Me pongo en su piel, necesita que estemos a su lado. Rijkaard, que es un maestro en tratar a los jugadores y llevar el vestuario, sabrá sacar hierro al asunto y hacer lo que toca”. Decía Laporta que Eto´o necesitaba jugar y hacer goles para ser feliz. ¿Y Gudjhonsen, el sacrificado en la grada para que un Eto´o que no estaba al cien por cien entrara en la convocatoria, no necesitaba jugar para ser feliz?



Ni obediencia, ni disciplina ni solidaridad. ¡Privilegios!
En la esperada operación de lavado de cara de Eto´o salió trasquilado Frank Rijkaard. Quizá por eso Santi Nolla salía en su defensa el 13 de febrero: “Que se pueda llegar a decir que la culpa de que Eto'o se negara a jugar en los últimos minutos del Barça-Racing es de Rijkaard es un insulto a la inteligencia o una manipulación interesada.
Se pactara lo que se pactara sobre los minutos que deberían jugar Messi y Eto'o, los partidos no son reglas de cálculo, por lo que el entrenador tiene potestad para actuar en función de su criterio. Rijkaard es un técnico de paciencia infinita, que siempre mira los intereses del colectivo y que no acostumbra a cometer agravios, a pesar de contar en el equipo con futbolistas de carácter.
Un jugador del Barça debe obediencia y disciplina al club y al técnico y solidaridad al resto de la plantilla. Eto'o menoscabó esos tres conceptos al negarse a salir al campo sustituyendo a un compañero. El problema no es el pacto entre jugador y técnico, ni lo que dijo el entrenador en la rueda de prensa. El problema es que Eto'o no puede negarse a jugar. Simplemente es eso. Lo importante es el hecho, no el ruido.
No es una cuestión de lavar la ropa sucia dentro o fuera del vestuario. Cruyff explicaba que en muchas ocasiones, después de explicar a los jugadores, muchas veces, una serie de pautas, éstos no las cumplían y que la única forma de hacerlos reaccionar era comunicándolo a la prensa. No se sabe si Rijkaard ha tenido que hacer lo mismo, lo que sí se conoce es la trayectoria intachable de Rijkaard en la convivencia de un vestuario y en llevarlo con mano izquierda y la personalidad, el ansia y la ambición de Eto'o, un sensacional futbolista que tiene golpes de genio y da la sensación de que vive en el club con ciertos privilegios”.

Otros medios, como El Periódico, se abonaban a la tesis de la “traición” de Rijkaard agarrándose a un supuesto pacto entre técnico y jugador por el cual éste dispondría de un mínimo de 15 minutos para jugar.

El día después
Al día siguiente Eto´o  no se entrenó con sus compañeros y se quedó en el gimnasio, como solía hacer Ronaldinho, sin pedirle disculpas ni darle explicaciones a Rijkaard, a sus compañeros o a la prensa. Se reservaba para un acto particular que tenía pendiente al día siguiente en Vilafranca. Uno de sus clásicos bolos. Solidarios o no. Pero bolo interesado a fin de cuentas.

Volverá cuando lo decida él
Marcos López explicaba en El Periódico que “A Samuel Eto´o ni se le vio ayer. Y tardará en vérsele con el equipo porque, según decisión propia, hasta que no se encuentre bien físicamente no regresará”. Ese era Eto´o. Volvería cuando lo decidiera él. Eso de depender de la voluntad de otro no iba con él, tan acostumbrado a las palmaditas y a un entorno que le reía todas las gracias. Curioso, quería jugar 30 minutos ante el Racing y luego resulta que él mismo, de forma unilateral, decidía que no estaba en condiciones y se borraba de las alineaciones siguientes, como ya había hecho otras veces.
Según informó El Larguero, Laporta se reunió durante una hora con el jugador, gracias a los oficios de Alejandro Echevarría, para buscar una salida al conflicto. Y la solución pasaba por descargar de culpa al futbolista para concentrarla toda en el entrenador. Dijo la SER que Rijkaard le había prometido que jugaría media hora contra el Racing y que Eto´o se sintió engañado. Ya tenía algo a donde agarrarse. De cualquier forma, sorprende que el presidente quisiera oír las explicaciones del jugador antes que la de los responsables de la parcela técnica del club. Eso tampoco le hizo ninguna gracia a Rijkaard.

Sale el tema del retraso de Ronaldinho en Navidad
Explicaba Marcos López que “a Eto´o no le ha gustado que Rijkaard aireara en la prensa su negativa a jugar cuando en otros casos polémicos ha tendido una manta para ocultarlos. El retraso navideño de Ronaldinho en incorporarse a los entrenamientos es el más claro”. Eto´o debería cuestionarse el origen del retraso navideño de 48 horas de Ronaldinho. Si Eto´o pudo alargar sus vacaciones estivales una semana más y al míster le pareció bien, ¿a ver quién era el guapo que le decía algo a Ronaldinho por retrasarse 48 horas en enero?

La lógica del mimoso
Juan Cruz, en As, realizaba la radiografía de un mimoso: “Con muy buen criterio (es decir, con el criterio del mimoso), Eto´o se negó a saltar al campo una vez que ya lo hizo Messi. ¡La gente iba a medir la intensidad de los aplausos, y él podía quedar disminuido! Así que utilizó otra vez la lógica del mimoso y se encerró en sí mismo, de nuevo como hacen los mimosos a los que se les niega el juguete más codiciado del montón. Eto´o siente más sus propios colores que los colores del Barça. Esa es la cuestión, querido Watson”.

No pasa nada
Josep Maria Casanovas aportaba un análisis más profundo en Sport desde la convicción de que estábamos ante una tormenta en un vaso de agua y de paso cargaba las tintas sobre Rijkaard.
Eto’o se equivocó... pero Rijkaard también (…) Los que en Madrid deseaban que el caso Eto’o sirviera para desestabilizar al Barça, se quedarán con las ganas. Esto no pasará de una tormenta en un vaso de agua. Al Barça no le interesa, de ninguna manera, que un problema de vanidades personales afecte a la marcha del equipo y aquí no hay otra salida que el jugador dé pronto la cara y presente públicamente disculpas al entrenador... Le traicionó su sangre caliente y se dejó llevar por el corazón más que por la cabeza. Por todo ello, si habla cara a cara con el entrenador solucionarán rápidamente el problema y nada se habrá roto”. Josep Maria Casanovas no contaba con que el club estaba metido de lleno en una etapa de autocomplacencia y pasotismo y que aquí nadie iba a pedir perdón. Estaba a punto de romperse en mil pedazos un Barça campeón, un ciclo entero. Sólo eso. Y si había alguien interesado en desestabilizar al Barça en Madrid, debió disfrutar de lo lindo. “También hay que destacar que al entrenador el domingo le falló la psicología. Por haber sido jugador, conoce perfectamente los celos, las envidias y las ambiciones que hay en un vestuario. Y quizá lo más prudente hubiese sido sacar a Messi y Eto’o a calentar al mismo tiempo y darles entrada en el equipo con pocos minutos de diferencia, máxime cuando se iba ganando. Pero donde más se equivocó fue en la rueda de prensa post-partido, cuando en vez de echar balones fuera y dejar el tema a la libre interpretación de aficionados y periodistas, puso en la picota al jugador. Actuando así no hizo más que encender la mecha de la polémica... Hay que fumar la pipa de la paz y pasar página del caso rápidamente”. De hacerle caso a Casanovas, Rijkaard hubiera quedado otra vez como un pelele ante el vestuario. En el Barça de la transparencia sobraban oscurantismos y faltaban verdades. No era cuestión de seguir mintiendo a la prensa y a los socios. Las cosas eran como eran y no como algunos las querían disfrazar.

No hay caso Eto´o
No hay caso Eto´o”, sostenía el diario Sport en su portada. No pasa nada. Igual pensaba Soriano, el vicepresidente plenipotenciario, que no quiso mojarse y explicó a Catalunya Ràdio: “De hacer más declaraciones añadiríamos leña al fuego y no queremos hacer más polémica”. En su lista de desconocimientos figuraba también lo que se avecinaba en apenas unas horas. Alguien se encargaría de hacer esas declaraciones para añadir más leña al fuego.
Luego se supo que a Rijkaard le costó mucho dejar fuera de la convocatoria a Gudjohnsen para dar entrada al lesionado Eto´o, de ahí que le doliera aún más que el camerunés se negara a jugar. También le supo mal por Oleguer, que con profesionalidad asumió para sí los cinco minutos que Eto´o despreció y salió al campo sustituyendo a Belletti como si el partido estuviera empezando.

La versión del jugador
Por su parte, Javier Miguel defendía en Sport el 13 de febrero de 2007 su verdad, toda su verdad y nada más que su verdad: “Quien quiera hacer de esta situación un conflicto abierto entre Frank Rijkaard y Samuel Eto’o está abocado al fracaso. Y es que ni el técnico holandés ni el delantero camerunés están dispuestos a tensar más la cuerda, por lo que tras la tormenta ha llegado el momento de la calma y la reflexión”. El técnico quizá no estaba dispuesto a tensar la cuerda. Eto´o en cambio sí. ¡Y cómo la tensaría! La información del diario Sport, por cierto muy ponderada y bien expuesta, estaba abocada al fracaso porque cuando Eto´o andaba por medio cualquier previsión podía saltar por los aires y lo que se supone más lógico podía convertirse para él en lo más ilógico.
La versión de Sport, la de Eto´o, sostenía que “el jugador creía que iba a jugar unos veinte minutos. Así al menos se lo había asegurado un miembro del cuerpo técnico con el fin de que siguiera progresando a la hora de coger el ritmo de partidos. Ante Osasuna había jugado unos escasos ocho minutos, por lo que veinte ante el Racing parecía una cifra justa y necesaria para seguir su progresión. Por otra parte, Eto’o necesita estar unos quince minutos calentando en la banda para coger el tono necesario para saltar al campo (…) Ahora sólo le preocupa a la gente qué pasará de aquí en adelante. Pues bien, la polémica se irá rebajando de tono porque ninguno de los dos está dispuesto a potenciarla de ninguna de las maneras (…) La crisis que se abrió el domingo por la noche -ampliada hasta la saciedad por los medios de la capital- no tendrá continuidad a lo largo de la semana. Independientemente de que se produzca o no la reunión, los dos protagonistas del conflicto son conscientes que van en un mismo barco y que han de marcar el mismo rumbo”. ¡Huy! Esos medios de la capital que buscan líos donde no los había (…) “Al final, pues, todo esto quedará como una tormenta en un vaso del agua. Una tormenta, eso sí, que a algunos les gustaría que se convirtiera en un huracán”. Como pitoniso no se ganaría la vida Javier Miguel, que advertía que, además, Eto´o nos tenía a todos engañados porque no estaba en condiciones de jugar ni cinco ni cuatro minutos: “Se ha dado cuenta de que su rodilla derecha aún no está al cien por cien y que seguir sacrificándose por el equipo de una forma descontrolada sólo puede traerle problemas a su menisco. Samuel es consciente de que forzó demasiado su regreso prematuro en Pamplona y de que todavía le queda mucho trabajo para coger el ritmo de competición”.

La versión de Laporta
Laporta  daba su explicación: "Eto'o no jugó porque prefirió ser prudente". Nos tomaban a todos por bobos. ¿Qué necesidad había de mentir? Lo cierto es que el presidente se alineaba con el jugador y el criterio del entrenador quedaba en entredicho. “Eto´o es la niña de mis ojos”, había dicho Laporta a France Football el 12 de septiembre de 2006. Ahora lo confirmaba. Messi y Xavi, en una situación parecida y volviendo tras una grave lesión, no tuvieran necesidad de montar ningún espectáculo en su reaparición. Pero para el presidente el camerunés era más que un jugador. “No veo ningún problema por lo que hace referencia a Eto´o ni a Rijkaard". No veía ningún problema. Un claro ejemplo de gestión desde la desidia. El modelo de trabajo de Laporta consistía en mirar hacia otro lado cuando se planteaba un problema.
"No hay 'caso Eto'o
", insistió Laporta: "De ninguna manera se puede deducir que Eto'o se ha negado a jugar al fútbol con el Barça, sino todo lo contrario: está ansioso por aportar todo lo que puede aportar en un momento como éste y eso dice mucho a favor suyo. La rodilla necesita un tiempo de calentamiento y no había tenido suficiente, pero cuando lo hablen Frank y él, todo quedará aclarado".

MAÑANA, PRÓXIMO CAPÍTULO

Eto´o, la niña de los ojos del presidente (V)

 Eto´o, desestabilizador / La bomba de Vilafranca / Leña al fuego / “Me la suda, me llevo la pasta y soy famoso” / ¿Teledirigido?  / La directiva no conocía a Eto´o / Se explica en El Larguero, de Madrid / La reacción mediática / Hasta Sport acaba riñéndole / El socio opina / Respuesta de Rosell en RAC 1 /

VER CAPÍTULOS ANTERIORES

 


Deja tu Comentario