2014-07-09 00:07 Real Madrid Por: Administrador

Exhibición de Khedira y Toni Kroos ante Brasil (1-7)



Sergio Marco

El pobre Marcelo poco podía hacer ante el torbellino que se le venía encima, compartiendo defensa con un Dante que no juega nunca, con un Maicon que pide a gritos la jubilación y el sobrevalorado David Luiz, que tiene más imagen que eficacia como central. Y han entrado por todas partes. Por la izquierda, por la derecha, por el centro... Por donde han querido. Brasil era un coladero sin una idea clara de juego. Acostumbran a buscar el balón y a dárselo a Neymar para que haga algo. Pero Neymar no estaba hoy y los demás no sabian qué hacer. Y eso es culpa de Scolari. El peor Brasil de la historia ha vivido su ridículo más humillante ante una Alemania sencilla, nada barroca. Como el Real Madrid: tres pases y gol. Dejándose de florituras y al grano.



Si se cumplen los pronósticos, Alemania está llamada a suceder a España en el trono del fútbol Mundial. Y lo hará porque tiene un gran equipo formado por excelentes individualidades. Entre ellas hoy han brillado con luz propia dos jugadores: Khedira y Kroos. Entre los dos, tres goles a Brasil. Uno del madridista y dos del futuro madridista. ¡Qué pedazo de jugador está a punto de fichar el Real Madrid! Es el futbolista total: corre, lucha, desborda, regatea, dispara, pasa, se anticipa, corta, asiste, golea... Mañana enterramos a Don Alfredo Di Stéfano, el futbolista más completo que recuerda la historia. Pasado mañana el Real Madrid anunciará el fichaje de Toni Kroos. No es Di Stéfano, porque con Don Alfredo se rompió el molde. Pero es de esa escuela. El típico jugador que igual puede alinearse de centrocampista que de extremo, que de la teral, que de central, que de delantero centro. Todo lo hace bien.

Y a su lado un Khedira inmenso, más lucido que en el Real Madrid porque en su selección no está la BBC y ahí tiene más libertad para enseñar sus virtudes ofensivas. Hoy ha estado sencillamente genial. Todo lo que ha hecho lo ha hecho bien. participativo en los goles (ha logrado uno), efectivo en la destrucción del juego brasileño y eficaz como enlace en el juego de ataque ejerciendo la transición de atrás a adelante.

El Real Madrid ha estado muy dignamente representado en un partido historico que será recordado por los siglos de los siglos. El Maracanazo se ha quedado corto comparado con el Belohorizontalazo.




Deja tu Comentario