2012-04-02 07:04 FC Barcelona Por: Administrador

Existe un reglamento para Mou y otro para los demás



Piqué no mentía. Y no está solo. Va creciendo el número de víctimas del "premeditado" trato arbitral a favor del Real Madrid. El último, José Luis Mendilibar, expulsado en el minuto 11 por mucho menos de lo que se le consiente al técnico del Real Madrid. Así lo reflejó Muñiz Fernández en el acta: "En el minuto 10 José Luis Mendilibar fue expulsado por protestar de forma airada una decisión mía, saliendo del área técnica y levantando los brazos en señal de disconformidad". Mendilibar ni llamó "sinvergüenza" al árbitro ni le envió a la mierda. Tampoco le llamó "Filho de puta" ni hizo el gesto de robar añadiendo "robar, sólo robar". Simplemente le pidió que pitara una falta de Granero a Cejudo que había quedado sin sanción. Suficiente para echarle fuera. Era el minuto 11 y Osasuna debía remontar el partido sin entrenador. Así se las ponían a Fernando VII. Si el Madrid, con todas las ayudas que está recibiendo, no gana esta Liga, que se lo hagan mirar. Es fácil entender por qué Guardiola está convencido de que, pase lo que pase, el Madrid ganará la Liga. Está escrito que debe ser así, y así será. Por real decreto.

"Sabía lo que hacía"



Es normal que al término del encuentro José Luis Mendilibar estuviera al borde de un ataque de nervios. Las actuaciones de los árbitros a favor del Real Madrid empiezan a adquirir unos tintes de descaro que provocan indignación. "El árbitro no ha estado muy fino. Ha sido lo peor del partido con mucha diferencia, y él sabía lo que hacía. No tengo ni idea de por qué me ha expulsado. He levantado los brazos, pero no he dicho nada. No sé si me ha expulsado por levantar los brazos sin ningún tipo de aviso. Lo que se ve en otros banquillos. Es así, qué se le va a hacer". Lo dicho, hay entrenadores que pueden llamar al árbitro "filho de puta" o "sinvergüenza" y otros que no pueden levantar los brazos. Hay un reglamento para que gane el Real Madrid y otro para que pierdan sus rivales. Y todo con la bendición de Ángel Villar y su acólito Sánchez Arminio, el mismo que le puso una denuncia a Piqué por decirle a un árbitro que actuaba con premeditación y se hacía el sueco ante las imágenes de Cristiano Ronaldo llamándole "ladrón" a otro árbitro o las de Mourinho calificándole de "filho de puta". Lo dicho, hay dos reglamentos, dos varas de medir y dos actitudes bien diferenciadas de los que mandan a la hora de impartir justicia. A mendilibar, por no decir nada, le caerá como mínimo la misma sanción que a MOurinho por insultar gravemente al colegiado y, por supuesto, mucho más que a Cristiano Ronaldo, el "consentido", por llamarle "ladrón".

Por su parte, Ángel Luis Vizcay, directivo del club navarro, se ha sumado a las quejas de su técnico:  "Lo peor de hoy y con diferencia ha sido el árbitro. El partido le ha superado y no ha estado a la altura de lo esperado. Que en el minuto 4 tengamos una amarilla y luego el entrenador sea expulsado. La falta del cuarto gol no ha sido ni por el forro". Quejas y más quejas. Son las secuelas que deja el Real Madrid allí por donde pasa. Nada nuevo en la viña del señor.




 

 


Deja tu Comentario