2013-12-18 16:12 FC Barcelona Por: Administrador

FC Barcelona, 21 - Real Madrid, 6. ¿Es ese el problema?



Joan Tubau

No se puede vivir de viejos recuerdos en blanco y negro. Estamos en el siglo XXI y el fútbol tiene color, el color que le pone Leo Messi, el mejor futbolista de todos los tiempos a quien ahora se cuestiona por el mero hecho de estar lesionado. A nadie se le escapa que, al cien por cien de sus facultades físicas, el argentino no tiene rival ni en España, ni en el mundo ni en el sistema solar.



Quizá haya que buscar en la insultante superiorioridad de Leo Messi y, paralelamente de su equipo, la ferocidad de las críticas que recibe. El problema es que sin él el Barcelona sigue estando cinco puntos por delante del Real Madrid. Pero necesitan a su propio ídolo. Han intentado construir uno, Cristiano Ronaldo, a base de campañas, que de esas cosas entienden mucho en Madrid, pero no es más que un producto de marketing que está viviendo ahora su minuto de gloria aprovechando que Messi no puede hablar en el campo.

Hasta el propio Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional, participa de la farsa que precisa un cambio en el trono para que el reinado incuestionable de Messi no convierta el fútbol en algo aburrido. Debería permanecer neutral, pero se ha decantado por el madridista para el Balón de Oro. No se ha oído ni una crítica contra él. A Blatter le han dejado verde por decir lo que pensaba sobre Messi y Cristiano. El presidente del fútbol profesional en España tiene licencia a decir lo que quiera siempre y cuando sea a favor de Cristiano Ronaldo y en contra de Messi. Y en el caso de esta caballero ya llueve sobre mojado. Sólo hay que recordar las pegas que puso para intentar evitar el debut de Leo en el campeonato español. De hecho, eso es lo que muchos quisieran, ver bien lejos a Messi de la Liga española. Y trabajan en ese sentido, intentando que se canse y se marche hastiado  ante tanta hostilidad. En el fondo el problema se reduce a dos guarismos: 21 a 6. Son los títulos que ha ganado el Barcelona y el Real Madrid desde que Leo Messi debutó con la camiseta blaugrana. Eso hace un daño tremendo. Tanto, que hasta utilizan el argumento de la cárcel para acabar con un dominio blaugrana que les repatea las tripas. Nada les haría más felices que ver a Leo en prisión y atado a una bola de diez toneladas que le impida ponerse la camiseta blaugrana y dañar al orgullo madridista con su talento.

 
Pero Leo sólo tiene 26 años y van a tener que seguir aguantándole... y sufriéndole.


Deja tu Comentario