2014-04-06 09:04 FC Barcelona Por: Administrador

Guardiola, Iniesta y Messi, tres ejemplos de "explotación infantil"



Pedro Riaño

Si no es una estrategia meditada, lo parece. Primero disparan contra el fichaje más sonado del Barça y luego atacan por donde más daño pueden hacer, por la cantera. Desestabilizados los dos puntos de apoyo del FC Barcelona da la sensación de que el fin de ciclo puede estar más cerca. Viejas estrategias como el doping no acabaron de dar resultado. Tampoco tuvieron el efecto que ha conseguido el reciente y constante lanzamiento de misiles contra la línea de flotación del club. Esta vez parece que la munición es más poderosa: golpe a los fichajes y golpe a la cantera. El próximo paso podría ser precintar el Camp Nou como avance de lo que debería ser la definitiva desaparición de un club que molesta, y mucho, a alguno. Hace mucho, años, que el Barça está tocado. Pero no se acaba de hundir. Y en eso están algunos.



La cuestión es que la FIFA penaliza al FC Barcelona por su trabajo con la cantera. Por lo visto, a alguien no le gusta que el Barça juegue habitualmente con ocho canteranos y que incluso haya llegado a disputar algún partido oficial con el cien por cien del equipo formado en casa. Algo que llena de orgullo a millones de barcelonistas, porque los éxitos con los de casa tienen más valor que los conseguidos por los profesionales del dinero, parece haber enrabietado a alguien que no consigue levantar su cantera. Lo que sorprende es que la FIFA se avenga a participar en este juego indigno y macabro.

El Barça tiene más de una docena de escuelas de fútbol repartidas por el mundo en donde se transmiten sus valores de deportividad. El Barça es un club universal. Su cantera no la forman exclusivamente los niños que más cerca están geográficamente sino los que más cerca tienen su corazón de un modelo de club que ha ganado adeptos en los últimos años y  ha convertido a la entidad en la más admirada del mundo. Y dentro del desarrollo de esos valores, el FC Barcelona ha potenciado una Masía en la que caben todos: catalanes, españoles, europeos, africanos, asitáticos y americanos.

En un momento en el que cientos de africanos mueren en las pateras luchando por el sueño de alcanzar Europa para disfrutar de una vida mejor, la FIFA, y quien haya detrás, convierte en delito el hecho de que un puñado de chavales de diferentes nacionalidades disfruten de una beca, con todos los gastos pagados, con derecho a alojamiento y a pensión completa en las instalaciones deportivas del club. Allí se les procura una vida ordenada, en habitaciones más que dignas, con la comida controlada de acuerdo a la alimentación que debe llevar un deportista joven, se les facilita el acceso a los estudios, se está encima de ellos para solucionar cualquier problema que pudieran tener, se les inculcan unos valores en los que prevalece la deportividad por encima de todo y se les proporcionan todas las herramientas para progresar en el terreno deportivo con las mejores instalaciones.



Con esta filosofa el Barça ha formado a Messi, a Iniesta, a Guardiola y a miles de niños que han desfilado por La Masía y que sólo tienen palabras de agradecimiento hacia el club por las experiencias vividas allí. A la FIFA se le debería caer la cara de vergüenza por su decisión arbitraria de castigar al FC Barcelona por ayudar a la formación de esos chavales. Bueno sería que antes de apresurarse a castigar se hubiera informado sobre los chavales en sus respectivas federaciones e incluso con sus familias para confirmar o desmentir si lo que existe en La Masía es explotación infantil, que es lo que se desprende del jaleo que ha montado Blatter, ya saben, el cómico imitador del "Comandante Cristiano", que debe haber tomado la decisión de sancionar al Barça en uno de esos momentos de subidón etílico que le caracterizan.

¡Qué casualidad que sea el Barça el castigado! El Barça de UNICEF, el Barça de los valores, el Barça de la cantera. ¿Tanto molesta que los niños sean del Barça y que sean felices en el Barça disfrutando de las comodidades, servicios y ventajas que se ponen a su disposición? Casualidad lo de la FIFA, casualidad lo de Neymar, casualidad lo de Messi, casualidad lo del doping...

Tenía que parecer un accidente, pero ya no lo parece. Se nota demasiado. Esta vez se les ha ido la mano a los que están detrás. Y es obligación del FC Barcelona denunciar a los instigadores de esta sucia campaña en la que lo de los niños no es más que un pequeño capítulo de un amplio plan que busca desestabilizarle de arriba abajo.

Y todo por el maldito fin de ciclo que no llega.


Deja tu Comentario