Sergio Marco

Ramón Calderón, ex presidente del Real Madrid, le ha confesado a El Confidencial que Florentino Pérez no estaba especialmente predispuesto a rematar la operación del fichaje de Cristiano Ronaldo que inició él en sus últimos meses de mandato. En declaraciones a dicho portal, Calderón manifiesta que "en 2007 teníamos el fichaje de Cristiano Ronaldo cerrado, pero Ferguson le pidió que siguiera un año más en Manchester". 



Ramón Calderón añade que "recuerdo que estando en Bogotá me llamó Cristiano para decirme que no me preocupara, que iba a renovar con el United, pero con la condición de que la temporada siguiente vendría al Real Madrid. De hecho, acordamos con el United que podría irse por 80 millones de libras (94 millones de euros en aquellos días). Suscribimos un seguro de cambio de divisa de 1 millón de euros por si el valor de cualquiera de las divisas sufría fuertes oscilaciones".  

Y reclama la partenidad del fichaje del crack portugués: "en julio, cuando volvió a la presidencia Florentino Pérez todo estaba hecho. Sin embargo, él puso pegas a su fichaje y estuvo a punto de cargárselo. Que si era muy caro, que si no daba el perfil del Real Madrid... Esto enfadó mucho a Jorge Mendes, que estuvo a punto de romper la operación y llegó a amenazar con pagar los 30 millones de penalización que estaban pactados para el caso de que el fichaje no se hiciera". 

Calderón desvela que el Barcelona se metió por medio engatusando a Ferguson para paralizar la gran operación que estaba a punto de culminar el Real Madrid: "Gill me llamó y me dijo que Ferguson estaba muy enfadado y que sólo me vendería virus. Ferguson odia al Real Madrid y en su intento por evitar que Cristiano viniera, se lo ofreció al Barcelona. Por eso Ferrán Soriano, entonces vicepresidente de Joan Laporta, dijo que Cristiano no iría al Real Madrid. Pero los 80 millones de libras no valían para el Barcelona y además Cristiano quería venir al Madrid".