Para acabarlo de arreglar, los trabajadores amenazan con una huelga. Cosas de Florentino Pérez, el rey de las adjudicaciones.