2014-10-27 20:10 FC Barcelona Por: Administrador

Florentino Pérez es el responsable de los insultos del Bernabéu



Joan Tubau

No sirve de nada mirar hacia otro lado, aunque lo hagan  todos. Incluido el propio presidente Bartomeu, que tuvo que aguantar el sábado los improperios del Bernabéu y los comentarios jocosos de José María Aznar, al que su amigo "Floren" le tiene reservada una butaca en el privilegiado palco al que sólo acceden los "grandes" de España. Los gritos ofensivos coreados por miles de gargantas en el Bernabéu están ahí y no van a desaparecer si nadie toma cartas en el asunto.



Mundo Deportivo explica hoy, sobre esa afición del Real Madrid que insulta más que anima, que sus gritos están tipificados con el rango de "intolerantes" de acuerdo a la ley 19/2007 de 11 de julio y, por tanto, son sancionables... si la autoridad competente se decide a interesarse por el tema. 

Resulta curioso observar con los medios de la capital se horrorizan ante los insultos recibidos por el entrenador del Villarreal, Marcelino, en Sevilla en la última jornada liguera. Eso mismo y otras expresiones similares es lo que se oye en el Bernabéu. Y no sólo en el clásico. En todos los partidos que ahí juega el Real Madrid sin estar el Barcelona presente. La afición del Bernabéu ha sido moldeada para insultar al Barça más que para animar a su equipo. Y el resultado está ahí.

De tan repetido, a los que se escandalizan por los insultos a Marcelino, no les llama la atención el grito coreado por millares de personas, resonando por todo el estadio: "Ser del Barça es ser un subnormal" o "Messi Subnormal" o "Barça mierda" o "Puta Barça, puta Catalunya" o "Puta Barça Oeeee" o "Luis Enrique, tu padre es Amunike" o gritos racistas contra Alves. Si la "víctima" es del Barça, el tema no merece mayor interés. Es natural. Otra cosa es que a Cristiano Ronaldo alguien le insulte en un campo de fútbol. Entonces está en su derecho de responder con peinetas o cortes de mangas porque en su sueldo no entra aguantar a impresentables. Es la doble moral que se ha instaurado en los medios de Madrid. Fariseismo en estado puro.



Es cierto que el mal gusto no es exclusivo del Bernabéu y que en todas partes cuecen habas. También en el Camp Nou. La diferencia es que en el Camp Nou, la pasión se desborda únicamente cuando el Real Madrid está visible sobre el césped y los improperios son individuales o, como mucho, salen de pequeños grupos que pueden insultar a Pepe o a Cristiano Ronaldo. No son coros organizados cantados por casi todo el estadio. Se pueden oir insultos, pero el Camp Nou jamás es un clamor, como sucede en el Bernabéu. Por otra parte, cuando el Real Madrid no está en el césped no existe. Otra gran diferencia con lo que sucede en el Bernabéu es que en el Camp Nou un insulto al rival jamás tapará los gritos de ánimo al Barça, como también sucede en el recinto blanco.

Se fue Mourinho, pero dejó el legado hooligan en la grada del Real Madrid. Y no es un problema de cuatro locos. Los insultos retumban y se oyen por todo Madrid y también por el mundo entero a través de la televisión. Pero todo esto tiene un responsable máximo: Florentino Pérez. Él es el responsable de lo bueno y lo malo que sucede en el Real Madrid. También de lo malo. Y conociendo el mimo con el que cuida los detalles, hay que llegar a la conclusión de que si permite que la situación haya derivado en lo que hay ahora mismo, es porque así lo desea. En el Real Madrid no se hace nada en contra de su voluntad, ni se permite la libertad de expresión cuando alguien pide su dimisión. A Pérez, parece ser, le interesa más tener a la gente entretenida insultando al Barça que cuestionando sus cuentas y sus decisiones como director deportivo del Real Madrid.  Y a él, al mismo que trabajó con Roca Junyent en el Partido Reformista buscando una España federal, hay que exigirle responsabilidades. Él sabrá por qué consiente tanto mal gusto y tan poca educación en el estadio de un club que presume de boquilla de señorío.

Y mientras tanto, Josep Maria Bartomeu riéndole las gracias. 

 

 




Deja tu Comentario