2015-03-14 10:03 FC Barcelona Por: Administrador

Florentino Pérez está soberbio en su papel de Maquiavello



Joan Tubau

El éxito de los magos radica en centrar la atención del espectador en un punto mientras la acción se desarrolla en otro. Florentino Pérez es un maestro de la magia. Hoy ha bordado su papel de Maquiavello mostrando una parte de su repertorio de juegos de manos. Es su especialidad, distraer al personal. ¿Que los socios están preocupados y mosqueados con este Real Madrid que él, como secretario técnico, ha construido de acuerdo con sus caprichos? No hay problema. Monta una rueda de prensa y consigue que dejen de estar preocupados por el equipo y centren su atención en otras cosas. Por ejemplo, en las fuerzas del mal que buscan la ruina del Real Madrid.



"Tenemos que estar unidos", ha repetido machaconamente durante toda la rueda de prensa. Ha localizado el problema: la prensa. Como si la prensa hubiera ganado al Madrid por 4-0, 1-0 o 3-4 en los últimos partidos. Si Cristiano no marca lo que debiera, Bale desaparece o Casillas se convierte en un coladero es porque las fuerzas del mal, representadas por la prensa, quieren apoderarse del Madrid. Y eso no lo va a consentir Florentino. Cuanto más unido esté el madridismo contra el enemigo exterior menos posibilidades hay de que los socios se planteen qué está haciendo este presidente con la entidad. Si existe unión en el aplauso, los vítores pueden alcanzar al palco. Y de eso se trata. No vaya a ser que a alguien le dé por pensar en la gestión del responsable absoluto del club.

Florentino ha descargado toda su ira contra el Marca y el As. Dos aliados útiles que comprenderán y le perdonarán el numerito. Ya habrá tiempo de hacer las paces y volver a la normalidad. Pero hoy Florentino Pérez, como cualquier caudillo que se precie, necesitaba un enemigo exterior al que culpar de sus errores de bulto en la gestión del Real Madrid. El Madrid pierde por culpa de Marca y As. Eso es lo que tiene que quedar. ¡Es un fenómeno! Tiene a la prensa de Madrid anestesiada con hooligans palmeros o simplemente miembros de su club de fans. Pero están todos anestesiados y entretenidos buscando culpabilidades en Ancelotti, Bale o Casillas. De eso se trata. Todos beben en fuentes oficiales del club, fuentes interesadas en tener al personal distraido en cualquier cosa menos en el presidente. Y luego, ejerciendo de Maquiavello, les riñe porque han escrito lo que a él precisamente más le interesa que se escriba.

Y mientras tanto, nadie se detiene a reflexionar sobre el verdadero responsable del desaguisado. El mismo que años atrás ya tuvo que salir en globo de forma cobarde porque no veía la manera de poner arreglo a los defectos de construcción de su obra. Y ahora el tema ya no es que el Real Madrid es un desastre, que el entrenador no tiene mando en plaza ni que las vedettes millonarias no tienen ganas de correr. Ni, por supuesto, que todo eso ocurre porque alguien lo consiente. El tema ahora es que las fuerzas del mal representadas por la prensa mienten, se quieren apoderar del club y lo desestabilizan. Seguramente entre Marca y As se repartieron los cuatro goles del Schalke. Doblete para cada uno.



Y aún hay gente que se lo cree y trompeteros que le ponen música celestial a la letra de esta canción. No hay nada como ser un ser superior.


Deja tu Comentario