2016-05-06 06:05 Real Madrid Por: Administrador

Florentino Pérez pierde los nervios en un restaurante y la lía



El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, es uno de los hombres más tranquilos del panorama futbolístico. El ser todopoderoso dificilmente se altera por algo, gane o pierda su equipo. Lo que no se sabía es su odio desmesurado hacia el Atlético de Madrid. Solo de esta forma se puede explicar el episodio que se vivió el pasado martes en un restaurante de Madrid durante la cena de directivas con el Manchester City. Según explican fuentes del club inglés, la eliminatoria entre el Bayern y los rojiblancos provocó que el mandatario madridista perdiera la compostura durante la cena de directivas con los responsables citizen, en el restaurante Zalacaín, previa al partido de vuelta de semifinales de la competición continental ante el equipo inglés.

Florentino la lía en un restaurante con el Manchester City

Según explican, el presidente madridista estuvo más pendiente de lo normal de lo que ocurría en el partido entre Bayern y Atlético. En algunos momentos puso más interés en el encuentro celebrado en el Allianz Arena que en la misma cena. La emoción del partido llevó a Pérez  a comportarse de una manera muy poco respetuosa con la directiva del Manchester City, con Ferran Soriano a la cabeza. Entre la intensidad del partido y el resultado final, Florentino acabó de estallar. El presidente es consciente de que Roma, Wolfsburgo y City no son clubes del alto nivel europeo, pero con el Atlético, la suerte se le ha acabado al Mardrid. Si quieren la Undécima tendrán que luchar en la final y demostrar que también pueden ser un equipo. Una vez terminado el encuentro y más tranquilo, Florentino Pérez pidió disculpas a los presentes, aunque el mal ya estaba hecho y las relaciones entre ambos clubes quedaron un poco crispadas. Florentino, principal defensor de la billetera en el fútbol, no entiende cómo un equipo como el Atlético, mucho más humilde puede lograr tantas cosas y eso le provoca un odio visceral. Veremos que pasa en Milán.

Deja tu Comentario